Los inmigrantes y sus defensores se manifestarán el lunes en Washington y en todo el país para exigir el fin del empuje del Presidente Trump de expulsar a millones de inmigrantes y construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

Según el director ejecutivo de CASA, Gustavo Torres, se espera que cerca de 150 negocios en el Distrito, Maryland y Virginia se cierren, ya que los inmigrantes se quedan en casa del trabajo y la gente se reúne en Dupont Circle y Malcolm X Park para marchas separadas que convergerán frente al Casa Blanca.

Las marchas del 1 de mayo se celebran anualmente para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores y para apoyar los derechos de los inmigrantes. Este año marca el primer lugar bajo Trump, quien atacó la inmigración ilegal durante la campaña y aceleró rápidamente la aplicación después de que asumiera el cargo en enero.

La marcha de este año se llama “Rise Up” y organizaciones de derechos laborales, de fe y de inmigración dijeron que pedirán al Congreso controlado por los GOP bloquear la financiación de la “maquinaria de deportación” de Trump, incluida la frontera y las deportaciones de los 11 millones Inmigrantes en los Estados Unidos ilegalmente.

Los organizadores dijeron que las tiendas y los negocios se cerrarán y los manifestantes inundarán las calles en docenas de ciudades de todo el país, incluyendo Nueva York y Los Ángeles. La solicitud de permiso que los líderes del esfuerzo de D.C. presentaron al Servicio de Parques Nacionales dijo que hasta 5.000 personas podrían reunirse en Lafayette Square, frente a la Casa Blanca. Manifestantes instaron a los viajeros del Metro a unirse a ellos en las manifestaciones del lunes.

El viernes, unos 30 manifestantes acompañados por un grupo de mariachis bloquearon temporalmente las escaleras mecánicas que conducían al metro en Union Station y exhortaron a los viajeros a unirse a ellos en las manifestaciones del lunes. Algunos viajeros se enojaron y se empujaron a través, pero otros abrazaron a los manifestantes en apoyo.

“Queremos ser capaces de interrumpir la manera en que DC ha estado interrumpiendo a las familias de inmigrantes, no sólo durante los últimos tres meses, sino durante los últimos 15 años”, dijo María Fernanda Cabello, una inmigrante de 26 años de México y portavoz Para Cosecha, la organización de base que lideró la protesta del viernes. “Sabemos que al final del día, la única forma de ganar es si todos se organizan juntos”.

Además de las marchas callejeras, los planes para el lunes también incluyen enseñanzas para mostrar a los inmigrantes sus derechos si son detenidos y paros en las granjas y en los colegios y universidades, dijo Kica Matos, portavoz del Movimiento de Reforma de Inmigración Justa, la mayor red de inmigrantes -organizaciones de derechos en los Estados Unidos y un organizador líder de los eventos.

Facebook, Google y la ciudad de Seattle han dicho a los empleados que tienen libertad para tomar el día libre para protestar. En total, según Matos, planean 149 eventos en 125 ciudades y 35 estados, y uno en el extranjero en Viena.

Los activistas llevaron a cabo una huelga del Día Sin Inmigrantes en febrero, después de que Trump asumió el poder y emitió una batería de órdenes ejecutivas que ordenaban al gobierno detener a inmigrantes indocumentados, castigar ciudades santuarias que protegen a los inmigrantes de la deportación. Algunos aspectos clave de esas órdenes han sido bloqueados temporalmente.

Los partidarios de Trump se preocupan de que él está retrocediendo de una promesa de construir un muro en la frontera sur, que el presidente niega. El jueves, un puñado de personas, encabezadas por un adolescente del condado de Fairfax, presentaron letreros frente a la Casa Blanca para instar al presidente a cumplir su promesa. “Construye el muro”, el adolescente, que se negó a dar su nombre, gritó cuando el presidente salió de un evento en la oficina de Veterans Affairs cerca de Lafayette Square. “Tus partidarios necesitan un muro.”

Hola Nebraska