El zoológico planeaba que Louie el elefante se tomara su tiempo para adaptarse a su nuevo hogar, semanas o incluso meses.

Louie ya estaba en exhibición en su segundo día en el Henry Doorly Zoo & Aquarium, el 24 de junio, con solo un día de descanso después de haber sido trasladado hasta allí desde Toledo, Ohio.

Apenas cinco días desde que estaba allí, Louie ya había conocido a todos los elefantes y aunque no lo crean en el séptimo día ya estaba completamente integrado a la manada. Su octavo día en el Henry Doorly Zoo lo pasó durmiendo durante la noche junto a los demás elefantes y lo ha hecho todas las noches desde aquel momento.

“Un gran saludo de elefante es el tronco en la boca del otro animal”, dijo Sarah Armstrong, la gerente de elefantes del zoológico, “y eso estaba ocurriendo entre todos los animales”.

Al parecer Louie está por delante de lo previsto, y ha sobresalido a cada paso del camino.

Durante su viaje a Omaha se mantuvo en calma y tranquilo, luego al llegar rápidamente salió de la caja y se pavoneó en su nuevo hogar desconocido.

“Ha sido maravilloso”, dijo Armstrong. “Un sueño.”

Pero no todo el crédito se debe a Louie, claro que su papel en esto fue fundamental, pero también los otros seis elefantes del zoológico le dieron una cálida bienvenida y lo hicieron sentir cómodo en su nuevo hogar.

Louie es un elefante que ha sido criado en cautiverio, viene una larga lista de elefantes criados en cautiverio. Y los seis en el zoológico de Omaha eran elefantes salvajes traídos desde afuera.

Puedes ver a Louie de 14 años buscando al elefante más grande de la manada. Es el que tiene los colmillos más largos.

“Lo llamo un elefante de la ciudad”, dijo Armstrong. Parece que Louie es el elefante más limpio, no le gusta meterse en el barro.

Este nuevo integrante de la manada está aquí por órdenes específicas de su crianza, el plan de supervivencia de la especie creado por la Asociación de Zoológicos y Acuarios envió Louie a Omaha porque es fértil y porque es genéticamente muy diferente de los elefantes africanos en Omaha.

El zoológico espera que sea capaz de tener cría con dos de las cinco hembras del zoológico en agosto – Jayei y Claire. Todo parece estar en camino.

“Los dedos están cruzados para que la magia ocurra en el próximo mes, pero no nos sentiremos derrotados si no lo hace”, dijo Armstrong. “No me sorprendería si no tenemos un animal embarazado hasta la próxima primavera.”

Ahora, la mala noticia: los elefantes africanos tienen un período de gestación más largo que cualquier mamífero. A pesar de que Omaha pronto podría tener una elefanta embarazada, el ternero no estará listo para entrar en el mundo hasta 22 meses después de la concepción.

Hola Nebraska