Un proyecto de ley del Senado está a la espera de una votación que podría convertir a California en un “estado santuario”. Pero los sheriffs del condado dicen que va demasiado lejos. El proyecto de ley del Senado (SB) 54 va más allá del Acta de Fideicomiso de 2014 de California, que impide que las cárceles locales mantengan a las personas por tiempo extra basado en su estatus migratorio, excepto para aquellos que han cometido ciertos crímenes, como asesinato, robo, violación o secuestro.

La ley SB 54 prohíbe que las agencias estatales y locales de aplicación de la ley usen recursos, incluyendo instalaciones, equipo y personal para fines de inmigración sin una orden judicial. También prohíbe a las agencias locales compartir información importante y alquilar el espacio de la cárcel a los funcionarios de inmigración. Los infractores podrían estar sujetos a una acción civil, dijo el presidente del Senado estatal y autor de la ley, Kevin de León: “Si el proyecto de ley pasa tanto al Senado estatal como a la Asamblea con una mayoría de dos tercios y es firmado por el Gobernador Jerry Brown, entrará en vigencia inmediatamente”.

El Sheriff del Condado de Los Ángeles Jim McDonnell dijo que la SB 54 obligaría a los oficiales de inmigración a operar más en las comunidades, en lugar de trabajar directamente con las agencias policiales para obtener la custodia de criminales extranjeros ilegales. “El resultado de esto será la pérdida total de confianza y cooperación con cualquier agencia de aplicación de la ley”, dijo McDonnell en una carta a León.

El proyecto de ley no permite a la policía local notificar al FBI cuando extranjeros ilegales que han sido condenados por ciertos delitos violentos están siendo puestos en libertad bajo custodia.

La ley SB 54 no parece reconocer los siguientes crímenes como ‘violentos’, pero ciertamente lo desaprueban: asalto con un arma mortal, disparo contra una vivienda ocupada, violación, consumir sustancias intoxicantes, explotar o portar un dispositivo destructivo o explosivo con la intención de herir.

La sheriff Sandra Hutchens del condado de Orange es una de las pocas agencias policiales del estado que colaboran con el Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE) para capacitar a oficiales designados en algunas actividades de aplicación de la ley de inmigración.

“Creo que habrá más delitos violentos que podrían haberse evitado sin este proyecto de ley” El Sheriff del Condado de Sacramento, Scott Jones, dijo que la SB 54 no es válida. “Tengo una fuerte creencia de que viola la ley federal” y finalizo diciendo “Y la ley federal es la reina suprema”.

La ley federal requiere que los gobiernos locales cooperen con el Departamento de Seguridad Nacional, que dirige el ICE. Sin embargo, la cooperación policial local con el ICE varía ampliamente en todo California. El condado de Los Ángeles y ciudades como San Francisco han adoptado políticas de santuarios que ignoran la mayoría de las solicitudes del ICE para detener o denunciar a inmigrantes ilegales que están bajo custodia policial, incluso criminales.

Muchos líderes gubernamentales en California se han comprometido a ignorar las órdenes de ejecución más estrictas del presidente Donald Trump, diciendo que quieren proteger a las familias con miembros que son inmigrantes ilegales. “Nos estamos preparando para defender al Estado en el tribunal de justicia si tenemos que hacerlo”, dijo León, cuya madre era una inmigrante. Casi un cuarto (más de dos millones) de la población extranjera ilegal estimada viven en California, según el Instituto de Políticas Públicas de ese estado.

Hola Nebraska