Los arrestos de inmigrantes ilegales han aumentado en los primeros tres meses de la administración del presidente Donald Trump, señalando que tiene intención de cumplir con las promesas de campaña relacionadas con la inmigración.

De acuerdo con un informe, agentes de la Aduana e Inmigración de Estados Unidos arrestaron a 21.362 inmigrantes del 20 de enero al 13 de marzo de este año en comparación con los 16.104 durante el mismo período en 2016. Eso representa casi un aumento del 33 por ciento más de la administración Trump, comparado con el ex presidente Barack Obama.

Casi tres cuartos de los inmigrantes arrestados este año tenían condenas penales anteriores, pero el mayor salto fue en arrestos de inmigrantes ilegales sin condenas penales que han sido de otra manera respetuosas de la ley.

Agentes del ICE bajo el mandato de Trump han arrestado a 5.441 inmigrantes sin antecedentes penales, lo que es más del doble del número de inmigrantes ilegales no criminales arrestados bajo la administración Obama durante el mismo período del año pasado.

Según el informe, muchas oficinas del ICE han duplicado o triplicado el número de arrestos de inmigrantes sin antecedentes penales: La oficina del ICE en Atlanta arrestó a la mayoría de los inmigrantes que nunca habían cometido ningún delito, con casi 700 detenciones, frente a 137 el año anterior. Filadelfia tuvo el mayor porcentaje de aumento, con 356 detenciones no criminales, más de seis veces más que el año anterior.

Las oficinas de campo del ICE con el mayor número total de arrestos más de 2.000 cada uno estaban en Dallas, que cubre el norte de Texas y Oklahoma; Atlanta, que incluye Georgia y las Carolinas; Y Houston, que se extiende por el sudeste de Texas.

Sin embargo, mientras los arrestos han aumentado, las deportaciones han disminuido, según el informe. En los primeros tres meses de la administración Trump, 54.741 inmigrantes han sido deportados, un 1,2 por ciento menos que en igual período del año pasado.

La portavoz del ICE, Jennifer Elzea, dijo que la burocracia gubernamental y el tiempo son las razones detrás de la disminución general de las deportaciones.

Aún así, los números indican que Trump está haciendo realidad las promesas de campaña.

Durante su carrera por la Casa Blanca el año pasado, Trump dijo rutinariamente que cualquier inmigrante en los Estados Unidos ilegalmente podría ser deportado bajo su administración.

Sin embargo, Trump cambió su tono en los días siguientes a su elección, diciendo en una entrevista que su gobierno se centraría en la deportación de inmigrantes ilegales que han cometido crímenes sobre aquellos que han establecido raíces y son, por lo demás, respetuosos de la ley.