Los delitos de odio en Estados Unidos aumentaron un 17% el año pasado, según el FBI

Manifestantes a favor y en contra del Ku Klux Klan separados por la policía durante un acto del KKK en Charlotesville, Virginia, el 8 de julio del 2017. El retiro de algunos monumentos confederados ha inspirado un renacer de grupos que promueven la indpendencia del sur de EEUU. (AP Photo/Steve Helber)

El FBI informó de más de un 17% de aumento en 2017 en los delitos de odio en todo Estados Unidos, en el tercer año consecutivo con un incremento de esta cifra.

El informe anual mostró que en 2017 se produjeron 7,175 delitos por prejuicios, y que 8,493 víctimas fueron blancos por su raza y su orientación sexual.

En 2016 se reportaron 6,121 delitos de odio, 5,850 en 2015 y 5,479 en 2014.

Este aumento del 17,2% supera a los incrementos del 4,6% y del 6,7% de los dos años anteriores.

El FBI informó que el total de los delitos de odio estaba compuesto por un 59.6% de actos contra una persona por su raza, 20.6% por su religión y 15.8% por su orientación sexual.

“Este informe es un llamado a la acción, y atenderemos esa llamada”, dijo el Procurador General en funciones Matt Whitaker en una declaración preparada.

“La prioridad del Departamento de Justicia es reducir los delitos violentos en Estados Unidos, y los delitos de odio son delitos violentos. También se trata de violaciones despreciables de nuestros valores fundamentales como estadounidenses -dijo la declaración-. Me preocupa especialmente el aumento de los delitos de odio antisemitas, que ya habían sido los crímenes religiosos de odio más comunes en los Estados Unidos, eso está bien documentado en este informe”.

Un ejemplo de esto, cuando las tensiones se convirtieron en protestas y en violencia, fue el llamado mitin “Unite The Right” que tuvo lugar en Charlottesville, Virginia, en agosto de 2017.

Allí, la manifestante Heather Heyer, de 32 años, fue asesinada cuando el sospechoso James Alex Fields, quien había viajado desde Ohio para unirse a los nacionalistas blancos, presuntamente lanzó su auto contra ella y otros manifestantes.

Fields, de 21 años, fue acusado de asesinato en segundo grado por un tribunal estatal, así como de delitos de odio por un tribunal federal.