Virginia Polanco, de 83 años, ha sido víctima de un atroz congelamiento en las manos; pero no ha sido la única, por lo que hay que tener mucho cuidado con el frío extremo