Los abusos sexuales cometidos por sacerdotes locales han provocado protestas y atentados contra sitios religiosos; se espera que el pontífice aborde este duro tema