Después de que el presidente Donald Trump fue elegido en noviembre, los maestros de Darwin Elementary School notaron que sus estudiantes tenían un nuevo tema de conversación: la inmigración.

Dicen cosas como: “Me gustaría mudarme a México porque no me matan allí”. Melissa Calvillo, una maestra de matemáticas, escuchó a uno de sus estudiantes hablando de cómo su familia no podía visitar Disney World porque temían que su papá indocumentado fuera detenido en el aeropuerto o detenido mientras conducía.

Calvillo fue una de las docentes de una docena de maestros que asistieron a un taller de “Conozca sus derechos” la semana pasada por la Logan Square Neighborhood Association: “Nos dimos cuenta de que había una gran cantidad de ansiedad impregnando las escuelas”, dijo Bridget Murphy, de la Logan Square Neighborhood Association: “¿Cómo te concentras en la escuela si te preocupa esto?”

Bridget Murphy ayuda a dirigir un taller de inmigración con los maestros del Darwin Elementary. Hasta el momento, sus esfuerzos han alcanzado a más de 240 profesores y personal de las Escuelas Públicas de Chicago en el área de Logan Square.

Los talleres se enfocan en varios temas: lo que significa ser indocumentado, como las escuelas de santuario pueden apoyar a estudiantes de todos los orígenes, los derechos de los estudiantes y de los padres, y tratar con estudiantes que tienen preocupaciones de inmigración.

Además de Darwin, se han realizado talleres en la Escuela Primaria Funston, la Escuela Pública James Monroe, la Escuela Primaria Mozart, la Escuela Primaria Avondale-Logandale y la Escuela Secundaria Carl Schurz. Los maestros que asistieron al taller de Darwin estuvieron ansiosos por aprender y formularon muchas preguntas.

Murphy explicó la diferencia entre el derecho penal y civil y enfatizó que sólo porque alguien no tiene una visa, o no tiene la visa adecuada, no significa que hayan cometido un crimen. También se refirió a las diferentes formas en que los inmigrantes pueden obtener estatus legal, como el programa Acción Diferida por Llegadas de la Niñez, señalando que el proceso es mucho más complicado de lo que suena.

“Las familias no quieren ser indocumentadas“, dijo Murphy. “Si no vienen de una comunidad de inmigrantes, es posible que no sepan” no hay un camino fácil hacia el estatus legal.

Leticia Barrera, de la Logan Square Neighborhood Association, habla con los maestros en un taller de inmigración en Darwin Elementary el 16 de marzo. En febrero, envió un memorándum a los directores explicando qué hacer si los agentes de Inmigración y Aduanas estadounidenses aparecen: no los deje entrar sin una orden judicial y llame al Departamento de Leyes.

Murphy dijo que el memorándum fue un gran primer paso, pero que muchos recursos, como la consejería estudiantil, todavía son necesarios: “Con todos los recortes presupuestarios, hay más lagunas que nunca”, dijo. Añadió que los talleres, organizados por voluntarios de asociaciones vecinales, no son financiados y toca hacer recolecta de fondos para llevarlos a cabo.

Desde la elección presidencial, se ha distribuido información de “conozca sus derechos” a las escuelas en cinco idiomas, dijo el portavoz del CPS Michael Passman en una declaración por correo electrónico.

También se han celebrado talleres de padres “Know Your Rights” en cada escuela, así como tres reuniones de ayuntamiento desde la elección para discutir el tema de la ley DREAM – estudiantes que fueron traídos aquí ilegalmente-. Passman también dijo que el CPS ha proporcionado a los maestros orientación sobre la mejor manera de ayudar a los estudiantes a sobrellevar sus emociones.

Hola Nebraska