Latinos y mujeres, los más golpeados por muertes y violencia en sitios de trabajo, dice informe

Los trabajadores latinos continuaron registrando un mayor índice de muertes accidentales en sus empleos que el promedio nacional en 2017, mientras que las mujeres afrontaron más incidentes de violencia laboral, según un informe divulgado hoy por la federación sindical AFL-CIO. 

 

El informe anual, de 230 páginas, ofrece una radiografía de la seguridad en los lugares de trabajo en 2017, año del que se tienen las estadísticas más recientes, y tiene el objetivo de presionar al Congreso por mejoras en las protecciones laborales.  

Según el informe, titulado “Muerte en el trabajo: el precio de la negligencia” (“Death on the Job: The Toll of Neglect”),  903 latinos murieron en sus puestos de empleo en 2017, un aumento sobre el total de 879 del año anterior, y el incremento de incidentes fue mayor en los sectores de transporte, jardinería, servicios de ayuda temporal, y construcción, particularmente carpintería. 

La industria de la construcción contribuyó al mayor incremento de muertes entre latinos (291), seguido por transporte y almacenamiento, administración de desechos, y jardinería. 

Los latinos registraron un elevado índice de mortalidad en sus trabajos, de 3.7 por cada 100.000 trabajadores, en comparación con los 3.5 por cada 100.000 para el resto de los trabajadores.

 

“Primero está la salud… el dinero se acaba”

En declaraciones a Noticias Telemundo, un trabajador mexicano, que quiso identificarse únicamente por su primer nombre, “Wilber”, debido a un acuerdo legal, aún vive las secuelas de un accidente de construcción en Virginia, que en 2012 lo mandó al hospital y a centros de rehabilitación durante meses. 

“Estábamos construyendo una pared muy pesada y se me cayó encima, quedé aplastado. Tuve fracturas de cadera, daños en órganos internos, y pasé mucho tiempo en terapia”,  explicó  Wilber, padre de un niño de 13 años.

“Yo le digo a la gente que primero está la salud y la vida. La empresa me dio una indemnización, pero el dinero se acaba, y sin salud uno no puede salir adelante”, agregó.

Wilber ya no trabaja en construcción y se gana la vida ayudándole a su esposa en un puesto de ventas, pero cree que el informe de la AFL-CIO debe servir de llamada de alerta “para que las empresas mejoren las protecciones laborales”.

Los inmigrantes conformaron el 72% de las muertes entre los trabajadores latinos en Florida, el 68% en California, y el 57% en Texas. 

Los estados con mayor número de muertes accidentales entre los latinos en general fueron Texas, con un total de 219; California, con 173, y Florida, con 81. 

 

El informe pintó un panorama sombrío para los trabajadores: cerca de 95.000, o 275 a diario, murieron por condiciones peligrosas que fueron prevenibles, y otros 5,147 sufrieron muertes accidentales. 

Las empresas reportaron cerca de 3,5 millones de lesiones y enfermedades relacionadas con tareas laborales, aunque la AFL-CIO cree que las compañías tienden a minimizar el problema y que la verdadera cifra podría oscilar entre 7 y 10,5 millones al año. 

 

Violencia contra las mujeres 

Por otra parte, la AFL-CIO advirtió de que la violencia en los sitios de empleo se convirtió en la tercera causa de muerte de los trabajadores, particularmente en el sector privado.

Del total de 807 muertes en los trabajos, 458 fueron homicidios. Las mujeres registraron dos tercios del total de lesiones relacionadas con la violencia laboral.

En 2017, la violencia laboral contra trabajadores de salud y de asistencia social fue de 14.7 incidentes por cada 10.000 trabajadores, o un incremento del 67%, dijo la AFL-CIO, al exigir más acciones del Congreso.

En la actualidad, no hay una norma federal que proteja a los trabajadores de la violencia en sus trabajos porque “la Administración Trump ha dejado de lado una norma” para combatirla, se quejó la AFL-CIO.

La llegada al poder del presidente Donald Trump en 2017, advirtió la central sindical, significó un repliegue de regulaciones laborales y la eliminación de programas para mejorar la salud y seguridad de los estadounidenses en sus trabajos. 

La Administración para la Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, en inglés), ha recortado a su nivel más bajo el número de inspectores laborales y ha reducido por más de la mitad las medidas legales contra empresas que violan las normas, dijo el informe.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter