El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) ha detenido a 78 personas durante una redada de seis días en el Medio Oeste, la mayoría provenientes de países centroamericanos, según ha informado un portavoz federal, Shawn Neudauer. Nueve de los arrestados estaban en busca y captura, y otros 31 habían cruzado la frontera después de haber sido deportados ya en al menos una ocasión. Los otros 38 carecían de antecedentes criminales.

Los arrestos se produjeron en Nebraska (25), Iowa (25), Minnesota (15), Dakota del Sur (10) y Dakota del Norte (3). Los arrestos en Iowa se suman además a las 32 detenciones ejecutadas días antes en un fábrica de concreto de Mount Pleasant, un pueblito de 8.500 habitantes. Además, en otra operación, 11 trabajadores indocumentados fueron capturados en restaurantes mexicanos en Pennsylvania.

Aquellos con condenas previas incluyeron a un hondureño de 49 años en Omaha con numerosas condenas previas, incluyendo ocho por conducir bajo la influencia.

Los arrestados son de México, El Salvador, Sudán del Sur y otros países. Permanecerán bajo custodia de ICE en espera de los procedimientos de deportación.

“Esta operación apuntó a extranjeros criminales, amenazas a la seguridad pública y personas que han violado las leyes de inmigración de nuestro país”, dijo Peter Berg, de ICE

Esta es la operación de inmigración más reciente en el área de Omaha. Los agentes arrestaron a 25 hombres el 29 de abril en varios lugares del área metropolitana.

El comunicado de ICE dijo que durante tales operaciones, los oficiales a menudo se encuentran con personas que están en los EE. UU. ilegalmente y que cada uno fue evaluado caso por caso.

Pero Sergio Sosa, director ejecutivo del Centro de Trabajadores de Heartland en Omaha, dijo que tales redadas despiertan temor, incluso entre inmigrantes en los EE. UU. legalmente, incluidos aquellos que se han convertido en ciudadanos.

En algunos casos, dijo, no van a trabajar y toman otras precauciones porque tienen miedo.

Las empresas están obligadas por ley a verificar si las personas a las que contratan tienen permiso para trabajar en el país. Los empleadores pueden ser multados e incluso procesados penalmente por contratar a indocumentados.

El objetivo del Departamento de Seguridad Nacional al hacer cumplir esta norma de forma estricta es evitar que la promesa de trabajo sea un “imán” para la inmigración ilegal. Así, quiere llevar a cabo hasta 15.000 investigaciones al año, según ha contado su responsable, Derek Benner, a la agencia de noticias The Associated Press.

Autor:
World-Herald News Service
 The Associated Press.
Traducción:
Daniel Herrera – Digital Media S.