A dos años de su captura y extradición, el capo de Sinaloa pasa 23 horas encerrado; sus abogados dicen que padece de paranoia y pérdida de la memoria