La NASA vigila la llegada de un meteorito potencialmente peligroso tan grande que tiene su propia luna

Es una roca espacial de una milla de diámetro, con una pequeña luna (de un tercio de su tamaño) orbitando a su alrededor. Fue descubierta hace 20 años, pero el próximo sábado rozará la Tierra.

Su proximidad convierte a este meteorito en “potencialmente peligroso”, según la Administración Espacial (NASA, en inglés), aunque está previsto que pase a 3,2 millones de millas de nuestro planeta. Será, en cualquier caso, la menor distancia registrada este año en este tipo de encuentros espaciales.

Y la NASA está recaudando dinero para vigilar que no ocurra una catástrofe que cause la extinción del ser humano.

Este sábado, docenas de telescopios en todo el mundo apuntarán a este meteorito para averiguar todo lo posible sobre cómo prevenir este peligro, según la Agencia Espacial Europea, que ha publicado las primeras imágenes del asteroide:

El nombre oficial del asteroide es 1999 KW4, tiene forma de castaña, y viaja a casi 50.000 millas por hora alrededor del Sol: le toma 188 días completar una órbita (la Tierra, como sabemos, tarda 365 días).

La NASA ha puesto en marcha un plan para detectar al menos el 90% de asteroides de más de 460 pies de diámetro porque considera que es la mejor forma de proteger el planeta. La roca 1999 KW4 es 10 veces mayor.

¿Es imposible que un asteroide así choque contra la Tierra? “Ojalá pudiera decirles que estos sucesos son excepcionales, únicos, pero no lo son”, explicó el responsable de la NASA, Jim Bridenstine, “estos eventos no son raros, ocurren”.

Según la NASA, ocurren una vez cada 60 años, pero sólo en el último siglo se registraron tres grandes impactos contra la Tierra. En 2013 cayó una roca de 55 pies de diámetro en Rusia.

Se estrelló con “30 veces más energía que la bomba atómica de Hiroshima”, e hirió a 1.500 personas. Horas después se detectó otra aún mayor que pasó cerca pero no impactó contra el planeta.

“Esto no es Hollywood, esto no tiene que ver con una película”, avisó la NASA, estas rocas “son lo suficientemente grandes como para destruir un estado de EE. UU” o “un país europeo entero”.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter