La cifra de 80.000 fallecimientos coloca al invierno de 2018 como el más mortífero en cuarenta años