La cosa más americana que nunca has escuchado: Tanking

Llenar un tanque de almacenamiento extra grande, tomar algunos asientos amortiguados de automóviles abandonados y encontrar un río tranquilo para flotar: ¡No te olvides de la cerveza!

Hay una nueva manera de conseguir sus sensaciones extremas en la Nebraska rural. El único “deporte” de agua de Nebraska, el tanking, es como una dosis de esteroides. Grupos de tres a seis personas flotan cómodamente río abajo, todos sostenidos por tanques de metal gigantes.

Los grandes tanques de ganado equipados con asientos y enfriadores llevan a los pasajeros en aguas tranquilas. La corriente proporciona el movimiento y una paleta a bordo puede cambiar suavemente de rumbo. Debido a la forma pesada y circular del tanque, se mueven hacia arriba y hacia abajo y giran como un movimiento lento de inclinación o giro.

Una empresa cerca de SandhillsNebraska ofrece viajes de tanque en los ríos Dismal y Middle Loupcon precios entre US$36 y US$62, dependiendo de la duración del viaje y el “buque” elegido.

Ver las aves acuáticas locales, tomar el sol y disfrutar del almuerzo y las cervezas: todo desde dentro de su propio tanque, que fluye río abajo. Suena un plan hermoso ¿no? A veces las cosas simples en la vida son las mejores y el “tanking” ejemplifica esto.

Por supuesto, si viajas a Nebraska, este plan no está en la guía turística y hay que buscar muy bien estas empresas emprendedoras de la zona. Los tanques de ganado galvanizado cuestan US$117 y si tienes uno, añada un poco de asientos, una bandera estadounidense y tendrás un verdadero tanque para divertirte.

Así que la próxima vez que te sienta aburrido con la misma vieja canoa o kayak, mira a Nebraska y prueba el maravilloso mundo del tanking.