Tras arribar a Tijuana, decenas de centroamericanos se alistan para entregarse a las autoridades estadounidenses en la frontera en busca de asilo