El hecho sucedió el día viernes cuando dos adolescentes, Lavell Piggie de 14 años y Tyson Hurst de 17 fueron acusados por robar cuatro coches en tan solo dos meses.

Los últimos cargos están relacionados a un tiroteo en donde Kendall Williams de 21 años resultó herido y permanece en el hospital y los adolescentes fueron trasladados al Centro Juvenil del Condado de Douglas.

La policía se refirió al hecho diciendo que al menos dos de los sospechosos son reincidentes y que ya es suficiente.

“Uno se cansa de decirles ‘Pon tus brazos en alto’ ¿Qué sentido tiene?” dijo Dennis Sexton, perteneciente a la Asociacion de Oficiales de Policia de Omaha.

La persecución tras el tiroteo del viernes duró alrededor de 40 minutos, comenzando cerca de la calle 60 y la Avenida Ames y terminando cerca de la calle 44 y Avenida Vernon.

En su cuenta de Facebook los oficiales de la policía de Omaha compartieron una publicación en donde afirmaron que el otoño pasado se encontró por primera vez a Piggie con un coche robado y fue capturado antes de que pudiera escapar. Días más tarde cuando ya se encontraba en libertad, Piggie fue capturado y detenido por dos delitos y cuatro faltas. Pero su tiempo en la cárcel no sirvió de mucho ya que liberado de inmediato.

Piggie cortó múltiples pulseras de tobillo que le había colocado la policía luego de ser atrapado con varios vehículos robados.

El oficial de Policía dice que si en este momento los niños no encuentran razón para cambiar lo que están haciendo, el que tiene que empezar por cambiar es el sistema.

“Cuanto más jóvenes, algunos de ellos más audaces son” dijo Sexton, ya que saben que pueden cometer los mismos delitos que una persona con la mayoría de edad alcanzada pero no pagarán el mismo precio que ellos.

 

 

Hola Nebraska