. Llega la justicia para joven fallecida

. Murió por comer un sándwich

. El alimento se convirtió en un veneno letal para su organismo

. Iba de vacaciones con su padre cuando sucedió lo más terrible

 

Una adolescente británica que murió hace dos años después de comer un sándwich, se ha convertido para sus padres en un ángel que les aplaude desde el cielo. Ellos se esforzaron después de su muerte para lograr cambios que ayuden a otras familias a que no pasen por su dolor y ya han subido el primer escalón en su lucha.

Natasha Ednan-Laperouse de 15 años falleció el 17 de julio de 2016 tras sufrir un shock anafiláctico en un vuelo desde Londres hasta Niza, de la aerolínea British Aiways. Esto después de haberse comido un baguette con alcachofas y tapenade (pasta de aceitunas, alcaparras y anchoas). El veneno resultó ser el sésamo que contenía en la masa y que no estaba indicado en la etiqueta. Aparentemente no se veía a simple vista.

La comida fue comprada en el aeropuerto de de Heathrow.

¨Prometo que se hará justicia¨, fueron las palabras del dolido padre, Nadim Ednan-Laperouse, el día de su funeral.

Esta frase hoy cobra sentido, pues la semana pasada el coronel adjunto del oeste de Londres, el Dr. Séan Cummings, informó que estaría escribiéndole al secretario ambiental, Michael Gove, para que revise de manera urgente las etiquetas de los alimentos, que actualmente inhibe a las tiendas que cocinan sus propias comidas de detallar los ingredientes utilizados en el empaque.

Las autoridades británicas se comprometieron a averiguar cómo fue la asistencia médica que recibió Ednan-Laperouse dentro del avión, se analizará la etiqueta del sándwich de la empresa, Pret a Manger y otros detalles que puedan arrojar luz sobre esta trágica muerte.

La tragedia toco en cuestión de horas a la familia Ednan-Laperouse. El viaje de ensueño por la costa azul de Francia se convirtió en pesadilla cuando la joven comenzó a sentirse mal dentro del avión.

En medio de la emergencia su papá le administró la inyección con el medicamento prescrito para detener la reacción alérgica. Cuando aterrizaron ya era demasiado tarde y la joven falleció en un hospital francés.

Actualmente en el Reino Unido muchas empresas de elaboración de alimentos no ofrecen información individualizada de los ingredientes en las envolturas para ahorrar costos.

El padre de Natasha está convencido de que su campaña y la de su familia para crear consciencia resonará en otros padres que tengan hijos alérgicos.

“Natasha era una niña llena de energía y siempre defendía a los desvalidos…ella era conocida por esto”, dijo Nadim Ednan-Laperouse.

“Está en el cielo mirando hacia abajo y diciendo: “Sí, sí a papá”, sí a mamá, por favor hagan que haya cambios. Es muy importante que los demás no mueran o sufran terribles condiciones que pongan en peligro su vida como resultado de algo tan simple, tan simple “.

Mientras la madre, Tanya Ednan-Laperouse, sostuvo que empezar mañana no es suficiente para ella.

“No se trata de cambiar las leyes, se trata de hacer lo correcto. Y es no es difícil para una compañía que produce muchos millones de sándwiches y baguettes tener un procedimiento para etiquetar de forma correcta sus productos”.