La violencia durante las protestas palestinas por la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén ha dejado por lo menos 54 muertos