El fiscal de distrito Eric González anunció el viernes en Brooklyn (Nueva York) un plan para que hasta 20.000 personas que fueron procesadas por posesión de marihuana desde los años 70 pidan a las cortes que sus casos sean archivados.

 

El fiscal de distrito en Manhattan (Nueva York), Cyrus Vance Jr., también demócrata, anunciará una medida similar esta semana, según el diario The New York Times. Ambos fiscales han decidido no procesar a las personas acusadas por este motivo, por lo que consideran de justicia que tampoco se castigue a aquellos que fueron detenidos con anterioridad.

 

Sin embargo, la marihuana con uso recreativo sigue siendo ilegal en el estado de Nueva York (aunque el gobernador, Andrew Cuomo, prepara una ley para legalizarla), y aún es motivo de condena en los otros tres barrios de la ciudad  (Queens, el Bronx y Staten Island).

 

La decisión de González puede cambiarle la vida de miles de personas a las que esas condenas o órdenes de detención por posesión de marihuana dañan sus posibilidades de conseguir un trabajo, un apartamento o un grado educativo. Y, en especial, a los inmigrantes que pueden ser deportados por ese motivo.

 

En Brooklyn quedarían sin efecto3.438 órdenes de detención, y otras 3.042 en Manhattan. Ocho de cada 10 afectan a latinos o afroamericanos, según el diario. Además, otras 20.000 personas condenadas por este motivo en Brooklyn desde los años 90 quedarían también libres de este antecedente criminal.

 

El 38% de los arrestados por posesión de marihuana en 2017 fueron latinos, según las estadísticas estatales analizadas por la web informativa Político. El 48% fueron afroamericanos. El 5%, blancos (del 9% restante no se conoce la raza).

 

La medida anunciada en Nueva York ya ha sido adoptado previamente en otras ciudades como Seattle, San Francisco y San Diego. En California, el Congreso estatal ha aprobado una ley en agosto que obliga a los fiscales a eliminar o reducir 220.000 condenas por posesión de marihuana.