Más de 200.000 personas han sido evacuadas y cientos de casas han sido convertidas en ceniza; se esperan vientos muy fuertes que propagarán las llamas