Incendios en California dejan al menos tres muertos. Cerca de 100.000 evacuados están de vuelta a sus casas

Al menos tres personas fallecieron esta semana en el sur de California después de que incendios forestales propagados por fuertes vientos quemaran unos 9.000 acres en la región.

En consecuencia del más extenso de estos incendios, que se produjo en el Valle de San Fernando, al norte de Los Ángeles, decenas de miles de personas tuvieron que evacuar de sus hogares, mientras que los bomberos intentaban contener llamas caracterizadas por una alta rapidez de extensión. Las llamas provocaron daños de distintas gravedades en algunas decenas de edificios.

La disminución de la intensidad del viento permitió este sábado a los equipos de emergencia avanzar en su lucha para controlar los fuegos. A lo largo de la tarde, las autoridades levantaron las cerca de 100.000 órdenes de evacuación emitidas para los residentes de la zona afectada en Los Ángeles, lo que les dio la posibilidad de volver a sus casas.

Dos de las víctimas mortales halladas esta semana fallecieron en el parque de casas móviles Villa Calimesa, en el condado de Riverside, donde el pasado jueves se quemaron varias estructuras, según afirmó el sábado el Departamento del Alguacil correspondiente a esta área.

Una de las víctimas fue identificada como Lois Arvikson, de 89 años, mientras que de la otra aún no se ha difundido la identidad. El sábado por la noche el incendio, que afectó unos 1.000 acres, estaba contenido en un 68%, según el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (CalFire).

En el norte de Los Ángeles, las llamas se propagaron a partir de la noche del jueves en el Valle de San Fernando, en la zona de Saddleridge. Consumieron casi 8.000 acres, y el sábado por la noche estaban contenidas en un 33%, según CalFire.

En estas circunstancias, un hombre sufrió el jueves por la noche un paro cardíaco en la comunidad de Porter Ranch, y luego murió en un hospital, dijo el día siguiente el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti.

Las autoridades alertaron el sábado que el clima seco y ventoso que ha protagonizado los últimos días, común en esta parte del otoño, todavía no se había extinguido, lo que hace posible nuevas emergencias. El olor a humo que se extendió en gran parte de Los Ángeles recordó que la amenaza por una nueva temporada de incendios acaba de comenzar.

“Queremos estar en guardia y no hacer nada que sea peligroso”, afirmó Lynette Round, portavoz de CalFire, Lynnette Round. Garcetti invitó a los ciudadanos anteriormente evacuados a tomar precauciones a la hora de regresar a sus hogares. El olor a humo que se extendió en gran parte de Los Ángeles recordó que la amenaza por una nueva temporada de incendios acaba de comenzar.

En el caso del incendio en Riverside, las autoridades determinaron que la causa fue un cargamento de basura en llamas que un camión arrojó en medio de la vegetación. En el caso del fuego que se propagó en el Valle de San Fernando. la causa del destastre está bajo investigación. No se descarta que se generara a partir de una torre eléctrica, asegura el Los Angeles Times.

La preocupación por la posibilidad de que se generasen incendios a partir de las líneas eléctricas en días caracterizados por condiciones meteorológicas desfavorables hizo que la compañía eléctrica más grande de California, Pacific Gas and Electric, iniciara este miércoles en el norte del estado (donde también hubo incendios) apagones preventivos que afectaron a aproximadamente 2 millones de personas.

La empresa informó este viernes por la noche que ya había restablecido el servicio para casi todos los clientes. Líneas eléctricas fuera de servicio de esta empresa fueron consideradas elementos responsables de provocar incendios forestales mortales en el pasado.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter