ICE analiza una herramienta para identificar automáticamente a inmigrantes

A Homeland Security police car is shown parked outside the Long Beach, Calif., Federal Courthouse Friday Feb. 17, 2012 in Long Beach, Calif. On Thursday a gunman shot another agent who was then shot and killed by a third agent. The wounded agent was hospitalized. This shooting at the federal building of a high-ranking Immigration and Customs Enforcement official was over an unspecified disciplinary matter, a person familiar with the case said. (AP Photo/Nick Ut)

El Servicio de Inmigración y Control de Fronteras (ICE, en inglés) se ha reunido con la compañía tecnológica Amazon para discutir el posible uso de una herramienta de reconocimiento facial a la hora de identificar y capturar a indocumentados, según ha publicado la web informativa The Daily Beast a partir de documentos oficiales obtenidos por la organización Project on Government Oversight.

La herramienta en cuestión, desarrollada por Amazon, se llama Rekognition y, según la compañía, “puede detectar, analizar y comparar rostros”, entre otros fines, por “seguridad pública”. Se trata de un programa informático que compara las caras que aparecen en una grabación de vídeo con la información almacenada en cualquier base de datos. Puede hacerlo en tiempo real, es decir, analizar las imágenes de una cámara de seguridad y alertar de que acaba de pasar por delante una persona determinada (un delincuente, por ejemplo, o un  inmigrante indocumentado).

La Unión de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) ha denunciando, sin embargo, que la herramienta es defectuosa y comete errores, especialmente con personas de color. En una prueba realizada con imágenes de congresistas, la herramienta de Amazon identificó incorrectamente a 28 de ellos como criminales.

Amazon cobra 12 céntimos de dólar por cada minuto de vídeo de una cámara de seguridad que analiza. Es decir, un día de trabajo en una sola cámara de seguridad le reportaría 173 dólares. Imagine la fortuna que supondría analizar miles de cámaras colocadas, por ejemplo, frente a escuelas, hospitales, comercios u otros lugares visitados regularmente por indocumentados. Eso, por supuesto, disuadiría a los inmigrantes de acudir al médico o llevar a sus hijos a la escuela, por ejemplo, con consecuencias terribles para sus vidas.

Y eso en el caso de que funcionaran bien y no cometieran errores: de lo contrario, ciudadanos estadounidenses o inmigrantes con su documentación en regla podrían ser detenidos por ICE y encarcelados durante no se sabe cuánto tiempo antes de poder solventar el error (algunos han pasado años luchando por ser liberados).

No sólo ACLU denuncia la poca fiabilidad de la herramienta de Amazon: la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) ha advertido contra estas tecnologías, y el Instituto Tecnológico de Massachusetts ha indicado, de nuevo, que sólo funcionan relativamente bien si el individuo analizado es blanco.

Amazon ha explicado sobre esta reunión con ICE, que tuvo lugar el pasado mes de junio, que participó en una feria tecnológica con posibles clientes, y mantuvo una reunión posterior con ICE porque había mostrado su interés por la herramienta, según reporta el diario The Washington Post. ICE, por su parte, ha reconocido que ya ha usado esta tecnología en investigaciones sobre fraude, robo de identidad y explotación de menores.

Una investigación realizada por organizaciones en favor de los inmigrantes ha señalado además recientemente que  Amazon es una de las compañías clave en la tecnología usada por ICE para analizar los datos personales (desde los registros telefónicos hasta la huella biométrica) y las relaciones sociales y familiares de inmigrantes para detectar a indocumentados.