El Gobierno de Honduras condenó “enérgicamente” la forma “inhumana” en la que miles de hondureños intentan llegar a EE.UU. y solicitó al Ministerio Público que se realicen “las investigaciones correspondientes” sobre las condiciones en las que se convocó a esa caravana.
“Condenamos enérgicamente que se haya incitado bajo engaño esta movilización irregular, la cual ha sometido a nuestra gente al sufrimiento, por lo que hemos solicitado al Ministerio Público que se realicen las investigaciones correspondientes, de acuerdo al informe que contiene estos hechos”, dijo la canciller hondureña, María Dolores Agüero, en una nota oficial.
Enfatizó que con la caravana “se violentó la ley y se desafiaron a las autoridades de policía y migratorias de Honduras y Guatemala, llevando en primera línea a niños y niñas en condiciones especiales, adolescentes, mujeres embarazadas y adultos mayores”.
En el comunicado de la Presidencia, Agüero indicó que el flujo de migrantes “ha desencadenado una serie de tensiones migratorias a nivel regional, que han impactado negativamente en el ámbito público, privado, social y comercial”.
Señaló que el noticiero oficial de Estados Unidos, la Voz de América, informó de que desde el Consejo de Seguridad Nacional de ese país se indicó que la caravana de migrantes hondureños “es un tema diferente de todo el asunto de la migración” y que detrás de la misma “hay una organización política”.
“La caravana ha sido organizada y promovida a través de un movimiento político ideológico que tiene relación con intereses radicales y crimen organizado y han buscado desestabilizar políticamente al país, y ahora están aprovechándose y engañado a la gente inocente”, subrayó la canciller en un comunicado de la Presidencia.

Enfatizó que la caravana fue promovida y organizada por “los mismos actores que en el pasado y siempre han generado desestabilización e ingobernabilidad en el país”.
“En ningún caso este proyecto es obra de un solo dirigente, sino que de una estructura organizada”, señaló la jefa de la diplomacia hondureña, y dijo que el Ministerio Público debe “investigar” si el exlegislador Bartolo Fuentes, detenido en Guatemala, es uno de los organizadores de la caravana, y deducir responsabilidades.
Aseguró que Fuentes ha promovido durante varios años movimientos migratorios irregulares “bajo engaño y falsas promesas para los connacionales, cuyas manifestaciones circulan a todas luces en las redes sociales”.
La canciller hondureña indicó que el 25 de marzo, Fuentes organizó otra caravana similar a la que salió el pasado día 13 desde San Pedro Sula, que también habría organizado, y a la que se unió el 8 de abril en México.
“El engaño ha sido muy evidente por los organizadores, asegurando a la gente que al sumarse a la caravana iban a estar en condiciones para completar su ruta. La realidad es totalmente contraria”, añadió.
Destacó que los organizadores de la caravana han sido “indiferentes con los peligros que enfrentarán los niños en esta ruta, como advirtió la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal el 14 de octubre al manifestar su preocupación por la seguridad y protección de las personas, especialmente los niños”.
“Aun cuando los Gobiernos de origen, tránsito y destino fijaron sus posiciones, estos grupos han continuado con las convocatorias en redes sociales para inducir a más personas para que se unan bajo falsas promesas y engaños”, precisó la canciller hondureña.
La alta funcionaria considera “es fundamental y urgente que como Estado privilegiemos la protección de nuestros connacionales, que se han sumado a esta movilización irregular”.
Hizo un llamamiento a sumarse a proteger la vida de los migrantes hondureños para que “no estén expuestos a la trata, explotación sexual, comercial y diversas vulneraciones a sus derechos humanos”, y pidió a los países de tránsito garantizar sus derechos.