Cuatro bases militares serían las sedes para albergar a menores de 18 años que crucen la frontera solos, o junto a sus padres