El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, estuvo en Washington DC el miércoles para ser honrado por el Consejo Nacional de La Raza por su defensa de los latinos, pero aprovechó el viaje a la capital para discutir dos temas importantes para la ciudad: infraestructura e inmigración, con los líderes del congreso y de la administración.

En la XXX Gala Anual de Premios NCLR (National Council of La Raza), el miércoles por la noche, Garcetti y el alcalde de Boston Martin J. Walsh fueron reconocidos por su oposición inmediata a las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump dirigidas a “ciudades santuario” y a inmigrantes indocumentados con antecedentes penales.

Garcetti dijo el miércoles que planeaba compartir la historia de su familia en su discurso de aceptación porque es un momento importante para hacerlo. También confirmó que su abuelo huyó de la Revolución Mexicana “como un niño de 1 año en los brazos de su madre” y añadió que él vino a Los Ángeles como un soñador y un refugiado sin documentación, luchando eventual para los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, ganando así su ciudadanía.

Garcetti se unió a otros siete alcaldes y jefes de policía para reunirse con el jefe de Seguridad Nacional, John Kelly, en una discusión sobre la aplicación de la ley de inmigración. El alcalde Garcetti también denunció la amenaza de la administración de quitar el dinero de la subvención de las ciudades, como Los Ángeles, que limitan la cooperación de la policía local con las autoridades federales de inmigración: “Hay, desgraciadamente, un abismo en el trabajo de inmigración entre la administración que busca castigar a las jurisdicciones quitando los dólares de la aplicación de la ley.” Esto parece una locura: “quitarle a LAPD (Los Angeles Police Department) u otras agencias policiales el financiamiento que nos protege de terroristas y de delincuentes”, concluyó.

En un discurso el lunes, el Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció que su oficina retendría hasta 4.100 millones de dólares en subvenciones federales de esas ciudades.

En la reunión con Kelly, Garcetti dijo que compartió su perspectiva sobre la importancia de ganar y mantener la confianza de las comunidades de inmigrantes: “Estamos preocupados de que los movimientos del gobierno hayan socavado realmente esas décadas de confianza”, dijo. “Queremos asegurarnos de que podamos trabajar juntos para sacar a los criminales realmente peligrosos de las calles, como cualquier ciudad querría, pero sin criminalizar a las personas que preferiríamos hacer ciudadanos”.

Garcetti también se reunió el miércoles con el principal republicano y demócrata de California en la Cámara de Representantes, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy y Nancy Pelosi. Sobre esta reunión dijo que discutieron las necesidades de las empresas de Los Ángeles, centrándose en la financiación de puentes, carreteras y otras infraestructuras: “Tanto el líder McCarthy como la líder Pelosi expresaron su interés en invertir en Estados Unidos a través de un paquete de infraestructura”, dijo. “Creo que es realmente un lugar donde los alcaldes pueden ponerse de pie… pueden desafiar al gobierno federal para ver si pueden igualar lo que estamos haciendo, así que es bueno escuchar eso a través de ambos lados del pasillo”.

Garcetti también se reunió con la secretaria de Transporte Elaine Chao para destacar los proyectos de transporte de Los Ángeles.

El jueves, antes de regresar a Los Ángeles, Garcetti dijo que se sentaría con el director del Consejo Económico Nacional de Estados Unidos, Gary Cohn, en la Casa Blanca, para presentar una forma en que el gobierno federal y el Congreso puedan devolver más dólares a los gobiernos locales y acelerar la construcción del Metro, autopistas ligeras y autopistas a gran escala.

Hola Nebraska