Agentes federales arrestaron a inmigrantes ilegales en los juzgados de California, debido a que las autoridades locales han dificultado tales arrestos en las cárceles, dijeron los principales funcionarios del gobierno de Trump ante el juez en jefe del estado, que había pedido que se detuviera la práctica.

En una carta al juez en jefe Tani Cantil-Sakauye hecha pública el viernes, el Fiscal General de los Estados Unidos Jeff Sessions y el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional John Kelly, no dieron ninguna indicación de que los agentes detuvieran los arrestos.

Sessions y Kelly criticaron a los funcionarios de California, por limitar la cooperación de agentes estatales y locales encargados de hacer cumplir la ley con agentes estadounidenses, impidiéndoles ir a las cárceles para recoger a inmigrantes ilegales arrestados por otros crímenes: “Como resultado, los oficiales y agentes del ICE están obligados a localizar y arrestar a estos extranjeros en lugares públicos, en lugar de instalaciones de cárcel seguras”, escribió Sessions y Kelly en la carta fechada el miércoles.

Kelly, cuyo Departamento de Seguridad Nacional incluye al ICE, y Sessions, que como el Fiscal General encabeza el Departamento de Justicia, son miembros del Gabinete del Presidente Donald Trump. Desde que asumió el cargo en enero, Trump ha ampliado la red para que los inmigrantes ilegales sean detenidos y retirados del país, de acuerdo con su promesa de campaña rumbo a la Casa Blanca.

Grupos de derechos de inmigrantes dicen que los agentes federales han entrado en los tribunales con mayor frecuencia este año, incluyendo en California, Massachusetts, Maryland y Texas. Los agentes de la ley de California, incluso en Los Ángeles y San Francisco, rechazan las solicitudes de los agentes del ICE para retener a los inmigrantes ilegales más allá de sus fechas de liberación en las cárceles locales para que puedan ser transferidos a custodia federal. La postura de estos funcionarios de la ley se ajusta a los consejos de los dos más recientes abogados generales del estado.

Estas y otras jurisdicciones “santuario” que optan por no cooperar con agentes de inmigración federales han atraído el fuego de los republicanos conservadores. El lunes, Sessions amenazó con retener millones de dólares en fondos estadounidenses para las ciudades que no ayudan a las autoridades de inmigración.

En su carta, Kelly y Sessions dijeron que los agentes realizan arrestos en los tribunales en lugar de otros lugares públicos, en parte porque los visitantes son examinados antes de entrar.

Ellos estaban respondiendo a una carta enviada hace dos semanas por Cantil-Sakauye, que pidió a los dos funcionarios del gabinete detener a los agentes de inmigración de arrestar inmigrantes indocumentados dentro de los tribunales de California: “Los tribunales no deben ser utilizados como cebo en la aplicación necesaria de la ley de inmigración de nuestro país”comentó.

La presencia de agentes de inmigración en los tribunales en el estado más poblado del país podría socavar la confianza pública en su sistema judicial, dijo. Su carta continúa diciendo que los agentes de inmigración estaban “acosando a inmigrantes indocumentados” en los tribunales, lenguaje que atrajo una aguda reprensión de Sessions y Kelly. Dijeron que el uso de la palabra “acecho” sugirió conducta criminal. Dijeron que era injustificado porque los agentes tienen plena autoridad para arrestar a los inmigrantes ilegales en cualquier lugar.