Tras la contundente derrota de la nueva ley de salud propuesta por Donald Trump, el presidente dijo que “Obamacare lamentablemente explotará, será un mal año”. Agregó además no sentirse traicionado por los republicanos conservadores, sino “decepcionado”.

Para aprobar el nuevo plan de salud se necesitaban 216 votos, pero fueron más de 20 los republicanos y conservadores que se opusieron a este proyecto de ley. Los republicanos además son minoría en el congreso.

Todo parece indicar que el Obamacare seguirá vigente hasta que el presidente presente un nuevo proyecto de reforma sanitaria.

La líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi, se refirió a lo que ocurrió en la Cámara diciendo que “es una victoria para el pueblo estadounidense”.

La reforma del plan de salud para reemplazar el Obamacare había sido una de las más importantes promesas de campaña de Donald Trump, pero parece que sus esfuerzos de último momento para lograr la unidad partidaria y garantizar la aprobación del proyecto no fueron suficientes para convencer a los diputados.

El presidente de los Estados Unidos debe enfrentarse a su primer tropiezo político desde el comienzo de su mandato.