Fotógrafo revela la historia de la imagen de una madre con sus hijas huyendo del gas lacrimógeno en la frontera

TIJUANA, México – Es la imagen ante el mundo de la crisis que transcurre en Tijuana: una madre migrante y sus hijas pequeñas huyendo de una lata de gas lacrimógeno humeante, con alambre de púas y una cerca de metal al fondo.

Ambas niñas están vestidas solo con camisetas, y una de ellas, con chancletas, parece estar usando un pañal. La otra está descalza.

La mujer que las agarra por los brazos y las aleja del peligro lleva un pantalón negro y una camiseta adornada con las sonrientes caricaturas de Anna y Elsa de la película de Disney “Frozen”.

El veterano fotógrafo de Reuters, Kim Kyung-Hoon, captó en cámara el domingo ese retrato discordante momentos después de que un grupo de migrantes centroamericanos se acercó al cruce fronterizo de San Diego y fueron repelidos por latas de gas lacrimógeno lanzadas por agentes fronterizos de Estados Unidos.

“Cuando comenzaron los gases lacrimógenos, algunas personas gritaban y todos empezaron a huir”, dijo Kim a NBC News el lunes. “Vi a la mujer y dos niñas huyendo”. Una niña estaba descalza desde el principio. La otra llevaba chancletas de playa y las perdió en el caos “.

NBC News también ubicó a la mujer, María Mesa, una madre de 39 hijos de Honduras, dentro de una tienda de campaña en el Refugio Benito Juárez en Tijuana.

“Agarré a mis hijas y corrí”, dijo Mesa sobre sus hijas gemelas de 5 años, Saira y Sheilly.

Mesa dijo que su hijo James, de 3 años de edad, quien no aparece en la foto, también estaba con ellas y se desmayó después de que se le llenara el pulmón de gas.

“Uno de ellos podría haber muerto”, dijo.

Kim dijo que Mesa “viajaba con cinco niños”.

“El padre de ellos vive en Louisiana y están tratando de comunicarse con él”, dijo.

La fotografía de Kim, que apareció en el sitio web de NBC News y en las portadas de numerosos periódicos, provocó indignación mundial y pareció desmentir la afirmación del presidente Donald Trump de que las caravanas eran una fuerza invasora de “delincuentes” y “miembros de pandillas”.

Pero Trump defendió lanzar gases lacrimógenos a los migrantes, llamándolos “gente muy dura”.

Kim, que es un surcoreano de 44 años residente en Tokio, no es ajeno a la tragedia. En los 16 años que ha trabajado para Reuters, cubrió todo, desde accidentes de avión hasta el terremoto y el tsunami de 2011 que devastó a Japón.

Su más reciente asignación comenzó el 14 de noviembre cuando llegó a la Ciudad de México y comenzó a seguir a las caravanas de migrantes que escapaban del terror en sus países de origen y se dirigían al norte hacia la frontera con Estados Unidos.

El domingo, el grupo que Kim había estado observando estaba en el cruce de la frontera de El Chaparral y Estados Unidos estaba a la vista.

“Fueron detenidos en un lugar por la policía mexicana”, dijo el fotógrafo. “Luego bajaron por la orilla del río. La cerca de alambre estaba al otro lado del río, a unos 20 metros de distancia”.

Kim dijo que vio como la madre y las gemelas comenzaron a atravesar el río poco profundo en la frontera. Cuando se le preguntó si esa era la razón por la que las chicas no llevaban casi nada, el fotógrafo dijo que él cree que era toda la ropa que tenían.

Durante unos segundos, dijo Kim, se distrajo con dos hombres que ya habían cruzado y estaban usando sus manos desnudas y un cubo para cavar un agujero debajo de una cerca para que pudieran arrastrarse debajo.

Entonces, de repente, el aire se llenó de humo.

“Una lata cayó junto a la familia y comenzaron a huir”, dijo, refiriéndose a la madre y las gemelas.

Kim dijo que podía escuchar a las niñas pequeñas tosiendo y llorando e inmediatamente apuntó la cámara en su dirección y comenzó a tomar fotos del caos. Dijo que se quedó con ellas mientras huían de regreso al campamento de migrantes.

Al preguntársele si lo había perturbado lo que había presenciado y los desgarradores sonidos de los niños llorando, Kim dijo que “mi trabajo es documentar lo que está sucediendo”.

“Trato de no dejar que mis emociones se involucren en mi trabajo”, afirmó.