Fortnite se enfrenta a una demanda por ser tan adictivo como la cocaína

Una firma de abogados ha presentado una demanda en contra de la compañía Epic Games en la que alega que uno de sus juegos más populares tiene un efecto “adictivo” como la cocaína.

Se trata de Fortnite, una plataforma online con cerca de 250 millones de jugadores en todo el mundo, reportó USA Today.

Calex Légal, representa a dos padres canadienses que aseguran que sus hijos, de 10 y 15 años, respectivamente, padecen una adicción al juego porque los desarrolladores hicieron todo lo posible para que liberara la “hormona del placer y la dopamina”.

«Los acusados ​​usaron las mismas tácticas que los creadores de máquinas tragamonedas, o programas de recompensa variable, (para asegurar) la dependencia de sus usuarios, (y) el cerebro está siendo manipulado para querer siempre más», exponía la demanda.

El mismo recurso legal asegura que los creadores del juego reunieron a psicólogos y expertos en estadística para elaborar un producto altamente adictivo con el que pudieran obtener bastante dinero.

“Los niños son particularmente vulnerables a esta manipulación ya que su sistema de autocontrol en el cerebro no está lo suficientemente desarrollado», explicaba la demanda.

Aunque Fortnite es un juego gratuito, generalmente los usuarios gastan grandes cantidades de dinero comprando máscaras, atuendos, armas y otras herramientas para sus personajes.

En el 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó el “trastorno del juego” como una condición diagnosticable con riesgos de un comportamiento adictiva.

Alessandra Esposito, abogada de Calex Légal, señaló que la demanda tiene la misma base legal de un fallo del Tribunal Superior de Quebec que determinó en el 2015 que las compañías tabacaleras no advirtieron a sus clientes sobre los peligros de fumar.

Esta no es la primera vez que la empresa, que ahora tienen un plazo de 30 días para responder, se ve envuelta en una situación similar.

En junio, un caso federal señalaba que Fortnite no tienen “controles parentales” que le permitirían a los padres interceder en las compras hechas en la plataforma en caso de que los menores cambiaran de opinión.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter