Muhammad Ali Jr. acusó el jueves que la orden ejecutiva del presidente Donald Trump sobre inmigración fue una “prohibición de los musulmanes” y llevó a su detención en Florida el mes pasado en el aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood en Florida: “Si no es una prohibición musulmana, ¿por qué me preguntaron por mi religión?” Dijo Ali, cuestionando las acciones de los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza. Él relató su calvario en un foro llamado “Ali Vs. Trump: La lucha por los valores americanos”, organizado por el representante Zoe Lofgren, D-Calif., Y el representante John Conyers Jr., D-Mich. Varios otros legisladores estaban presentes, pero ningún republicano asistió al foro.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla después de firmar órdenes ejecutivas junto al Secretario de Defensa estadounidense James Mattis (R) y al vicepresidente estadounidense Mike Pence el 27 de enero de 2017, en el Pentágono en Washington, D.C.

Otra orden de inmigración, otra protesta

Ali, de 44 años, hijo de la leyenda del boxeo Muhammad Ali, fue detenido durante casi dos horas por funcionarios del CBP cuando volvía de Jamaica con su madre, Khalilah Camacho-Ali, a mediados de febrero, dijo. Su madre fue liberada después de que mostró a los funcionarios una fotografía de sí misma y el “Campeón del Pueblo”.

Ali, que es ciudadano estadounidense y residente en la Florida, fue detenido por más tiempo. Le dijo a los legisladores que le hicieron preguntas como “¿De dónde sacaste tu nombre?” Y “¿Eres musulmán?”

Durante su detención, su madre dijo que siguió caminando por el aeropuerto, buscando el paradero de su hijo. No se recibió información alguna, recordó ante los miembros de la Cámara. “Pensé que mi hijo había sido secuestrado”, dijo, su voz temblaba de emoción. “Nunca me he sentido tan incómodo en mi propio país.”

David Leopold, un abogado de inmigración que fue invitado a hablar en el foro, dijo que el calvario de Alis fue una de las varias manifestaciones de las “políticas mezquinas y discriminatorias” de Trump para prohibir a los musulmanes y tratar a todos los inmigrantes como criminales y riesgos de seguridad.

“Ninguna persona, ni mucho menos un ciudadano de los Estados Unidos debe ser sometido a interrogatorios ilegales, discriminatorios y humillantes por parte de las fuerzas del orden”, dijo, antes de enumerar varios incidentes de CBP en las últimas semanas.

Hugh Handeyside de la Unión Americana de Libertades Civiles asintió con la cabeza. Agregó que la Cuarta Enmienda había sido violada por las acciones del CBP en muchos de estos casos.

Los cuatro panelistas acordaron que la orden ejecutiva revisada firmada el 6 de marzo, que restringe los viajes de seis países musulmanes mayoritarios (y no siete) y suspende el programa de refugiados, sigue siendo una prohibición musulmana. Leopold citó a Stephen Miller, el ayudante de Trump dijo ser un arquitecto de la orden original el 27 de enero, diciendo que la orden revisada se basaría en la misma política. “Se ha modificado y tocado, pero sigue siendo una prohibición musulmana”, dijo Leopold.

El abogado explicó que la nueva orden suspenderá el procesamiento de todas las solicitudes de refugiados por 120 días después de que surta efecto el 16 de marzo. Mientras que la orden original suspendió indefinidamente el reasentamiento de refugiados sirios, el actual no excluye a los sirios. No hay garantía de que el procesamiento será restablecido después de que transcurra el período de 120 días.

“No hay ningún 9-1-1 en Siria o El Salvador”, dijo el representante Luis Gutiérrez, D-Ill. “Estos niños morirán si no son admitidos en este país”.

Dijo que la política se basaba simplemente en el odio: “El odio que infunde miedo”.

Un vehículo de la patrulla fronteriza se sienta debajo de un puente cerca del río de Rio Grande en la frontera de Estados Unidos-México el 21 de febrero de 2017.

DHS cita gran caída en la migración ilegal

Mientras los otros hablaban, Ali arrancó trozos de papel del bloc de notas delante de él y los retorció en flores perfectamente formadas. “Mi religión ni siquiera me permite herir a los animales, y menos a los humanos”, dijo a los representantes.

Su madre tenía un mensaje más fuerte: ella quiere que la gente deje de llamar a los musulmanes terroristas.

“No los llamé cristianos cuando nos pusieron en esclavitud”, dijo, refiriéndose a la esclavitud. “Estos terroristas son simplemente criminales, por favor no los llames musulmanes.