Evo Morales renuncia como presidente de Bolivia tras casi 14 años en el poder

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha dimitido este domingo tras las protestas desatadas en el país y la petición del ejército de que renunciara para recuperar la estabilidad del país. Las manifestaciones se prolongaron durante semanas hasta que este domingo el mandatario convocó nuevas elecciones tras un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que reveló “irregularidades” en los comicios del pasado 20 de octubre que le dieron como ganador. En medio de la crisis han dimitido dos ministros y el ejército ha anunciado operaciones contra grupos armados.

El primer ministro en dimitir fue el de Minería, César Navarro; el segundo el de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, miembro del gabinete del presidente. Ambos dijeron que con su medida buscan ayudar a la pacificación del país tras semanas de mortales protestas que exigen la renuncia de Morales y nuevas elecciones.

El ejército de Bolivia anunció este domingo operaciones aéreas y terrestres contra grupos armados, tras producirse varios ataques a caravanas de autobuses con detractores del presidente del país, Evo Morales. Estas acciones se llevarán a cabo contra grupos “fuera de la ley”, dijo a los medios en La Paz un portavoz de las Fuerzas Armadas bolivianas, Yul Bleisner.

Morales ha tuiteado pidiendo “bajar la tensión”en las calles.

El director de Comunicación Social del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas declaró que los únicos autorizados en el país por mandato constitucional para portar armas son los militares y los policías. El anuncio se produjo después de varios ataques a convoyes de autobuses que se dirigen a La Paz, sede del Gobierno boliviano, para sumarse a marchas que piden la renuncia de Morales.

El último de ellos se registró este domingo en una carretera de la región andina de Oruro, con al menos dos heridos por disparos, al parecer por parte de un grupo de indígenas afines al presidente. Este sábado al menos 32 personas resultaron heridas en un incidente similar en esta misma región del oeste del país.

Miles de mineros, universitarios, simpatizantes de comités cívicos y otros sectores se dirigen en caravanas de autobuses desde varias partes del país hacia La Paz para sumarse a marchas contra el presidente.

Morales ha asegurado en una breve comparecencia que la nueva cita con las urnas se celebrará con un órgano electoral renovado, ante las denuncias de fraude en la primera vuelta de las que se acusa al actual mandatario del país latinoamericano.

Bolivia vive desde hace semanas en un estado de fuerte tensión. Opositores del presidente siguen negándose a reconocer el resultado de las elecciones de octubre, alegando que fueron irregulares, y protestas en algunos casos hasta violentas estallaron en distintas partes del país.

Morales, por su lado, apeló al diálogo político, pero manifestantes y adversarios políticos creen que ha perdido legitimidad y debería renunciar a su cargo.

“No tengo nada que negociar con Evo Morales, quien ha perdido todo vínculo con la realidad”, dijo el expresidente Carlos Mesa, segundo en los comicios presidenciales del 20 de octubre y abanderado por la alianza centrista Comunidad Ciudadana (CC).

Por su parte, el líder cívico Luis Fernando Camacho –que encabeza las protestas sociales contra Morales– dijo que el mandatario “está buscando salidas, cuando la gente reclama su renuncia y la convocatoria a nuevas elecciones”.

La tensión se estremeció ulteriormente este sábado después de que integrantes de la policía se amotinaran en contra del presidente. Morales denunció que hubo actos violentos como la quema de las casas de su hermana y de dos gobernadores locales.

Al menos tres muertos y más de cien heridos

Desde que estalló la crisis tras los comicios del 20 de octubre, tres opositores han muertos en violentos enfrentamientos callejeros con seguidores del mandatario y más de cien resultaron heridos.

Los manifestantes opositores que piden la renuncia de Morales y nuevas elecciones optaron desde la noche del viernes por no enfrentarse con la policía y, por el contrario, decidieron alentarlos y llevarles alimentos.

Los amotinados reclaman mejoras salariales, mejores condiciones de trabajo y la renuncia de su comandante. En uno de sus pedidos demandan “independencia política para no ser instrumento de ningún gobierno”.

En tanto, Morales llamó a los policías a “preservar la seguridad” del país y a cumplir las normas. El presidente, que están en el poder en Bolivia desde hace 14 años, busca su cuarto mandato al frente del país.

El líder llegó con la popularidad mermada a los últimos comicios. Escándalos de corrupción, su afán de reelegirse a pesar de un referendo que le negó esa posibilidad y acusaciones de autoritarismo debilitaron su capital político a pesar de su buena gestión económica que condujo al país andino hacia el crecimiento con baja inflación.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró este domingo la decisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, de convocar a nuevas elecciones, decisión que calificó como un triunfo de la democracia.

“Expreso mi satisfacción por lo que se decidió en Bolivia lo que decidió el Presidente Evo Morales, el que se convoque a elecciones para evitar la confrontación y la violencia”, dijo López Obrador en un video publicado en Twitter.

“Esto es un triunfo de la democracia, porque siempre hay actitudes, afanes autoritarios de querer resolver las cosas con la confrontación, con la violencia y el mejor método para resolver las diferencias es el método democrático y en este caso, que sea el pueblo el que decida”, añadió.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter