La administración de Trump está considerando un plan que permitiría a los estados exigir que ciertos usuarios de cupones de alimentos (estampillas de comida) se sometan a pruebas de drogas.

Según un oficial de la administración, la propuesta bajo revisión sería estrictamente dirigida, aplicando principalmente a personas que son aptas, sin dependientes y que solicitan algunos trabajos especializados. Aproximadamente el 5 por ciento de los participantes en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria podría verse afectado.

La propuesta de pruebas de drogas es para darle a los estados más flexibilidad en la forma en que implementan los programas federales que sirven a las personas de bajos recursos, los desempleados o los no asegurados.

Al menos 15 estados han aprobado leyes que les permiten evaluar a los beneficiarios de la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, también conocido como welfare.

Según la administración, esta medida tiene como objetivo reducir la cantidad de personas que abusan del sistema.