Este aeropuerto se ha visto obligado a clausurar una terminal por el cierre del gobierno

The Associated Press

FOTO: AP - Viajeros esperan cerca de una terminal cerrada en el Aeropuerto Internacional de Miami este sábado 12 de enero de 2019.

Una terminal del Aeropuerto Internacional George Bush en Houston (Texas) se ha visto obligada a cerrar este domingo por la escasez de personal de seguridad que no está recibiendo paga por el cierre parcial del gobierno que empezó el pasado 22 de diciembre. El aeródromo de Miami también ha vivido una situación similar este fin de semana.

 

Según un comunicado del aeropuerto de Houston, “el punto de control de seguridad de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) y el mostrador de venta de boletos de la Terminal B permanecen cerrados” desde este domingo a las 3.30 p.m. Aunque en principio la situación se iba a solucionar al final de la jornada, a primera hora de este lunes la terminal contunúa cerrada, según informa el aeropuerto en Twitter.

Aunque los vuelos programados para salir de la Terminal B no se verán afectados, desde la institución piden a los viajeros que lleguen con antelación al aeródromo para sortear estos cambios de última hora. Los pasajeros con salidas programadas desde la terminal afectada ahora deberán dirigirse a los mostradores de boletos y puntos de control TSA ubicados en la Terminal C y la Terminal E.

“La recomendación de llegar siempre dos horas antes de que salga su vuelo es especialmente importante hoy”, tuiteó este domingo el alcalde de Houston, Sylvester Turner. “La escasez de trabajadores de la TSA, por impago durante el cierre del gobierno de EE. UU., ha provocado este cambio”. No está claro cuándo reabrirá la terminal.

Este no ha sido el único caso. El Aeropuerto Internacional de Miami cerró una de sus terminales parte del fin de semana por escasez de personal. Según la institución este lunes ha vuelto a la normalidad. No había suficientes agentes de la Administración de Seguridad del Transporte para en los control de seguridad.

Muchos empleados de la TSA se han declarado enfermos para protestar por tener que trabajar sin paga en medio del cierre.