order Tapentadol 50mg with paypal Order Tramadol 100mg Online No Prescription Buy Tramadol Ultram Buy Safe Ambien Online
66.9 F
Omaha
miércoles, septiembre 23, 2020

Estados Unidos no logra frenar la pandemia de coronavirus, ¿volverán las órdenes de permanecer en casa?

Expertos opinan que en muchos estados las medidas de prevención que recomendaban no salir se levantaron demasiado rápido y no permitieron que los números se mantuvieran bajos. De modo que muchos creen que esta sería la forma más rápida y eficiente para contener la propagación del virus.

A las autoridades sanitarias les podrá parecer que si a la gente se le da un dedo, tomará hasta el codo. En los meses en que la mayoría de los estados dejó atrás las órdenes de cuarentena debido a la pandemia de COVID-19el tema de si llevar o no un cubrebocas se convirtió más en una cuestión política que de seguridad. “Fiestas pandémicas” se han celebrado en California, Nueva York y Florida, y muchos estados que siguieron adelante con sus planes de reapertura en mayo se vieron forzados a frenarlos o revertirlos.

En este clima de tensión, expertos en salud pública alertan que si otras medidas menos severas no funcionan o son ignoradas, un nuevo periodo de órdenes de confinamiento —con toda la impopularidad política que podría caracterizarlo— podría ser la única manera de evitar que una situación de por sí terrible se salga aún más de control.

“Entendemos que la gente no tiene ganas de esas medidas extremas, pero en este momento estamos camino a una colisión con el destino”, aseguró Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

[Con dinero en efectivo: así atraen a los latinos para que reciban la vacuna experimental contra el COVID-19]

Algunas áreas de Estados Unidos, como muchos sitios en el mundo, impusieron órdenes de quedarse en casa por primera vez en marzo, pero lo cierto es que nunca fueron tan estrictas como en Europa, por ejemplo.

Aunque eso sirvió a algunos países para que sus brotes estuvieran bajo control, no funcionó en Estados Unidos, que ahora está a punto de alcanzar la cifra de 170,000 muertes asociadas al coronavirus. Y el número de nuevos contagios permanece alarmantemente alto en distintos estados.

Si bien los periodos de cuarentena de marzo en principio lograron bajar el número de contagios, en muchos estados las restricciones se levantaron demasiado rápido como para permitir que esos números se mantuvieran bajos, y los nuevos brotes han sobrepasado en poco tiempo la capacidad de realizar pruebas y rastreos de contactos. A estas alturas, según Osterholm, nuevas cuarentenas podrían ser la forma más rápida y eficiente para contener la propagación del virus.

El número de nuevos casos diarios en todo el país parece estar disminuyendo, después de haber alcanzado la cifra máxima de más de 60,000 a finales de julio. Sin embargo, están surgiendo nuevos focos en el Medio Oeste. El recuento de casos es obstinadamente alto en California y en gran parte del sur, y las muertes por coronavirus —que tienden a retrasarse un par de semanas con respecto a los picos de casos— están aumentando en al menos 15 estados.

[Nueva York multará a viajeros que incumplan las reglas de cuarentena]

Y sin señales de una pausa en verano, los expertos advierten que al país se le está acabando el tiempo antes de que la pandemia de coronavirus choque con la temporada de gripe y el invierno, cuando cualquier tipo de actividades al aire libre y socialmente distantes serán mucho menos atractivas y mucho más difíciles.

Pero los confinamientos generalizados han demostrado ser políticamente impopulares, en gran parte debido a lo perjudiciales que son para las economías locales, aunque sean una consecuencia de la crisis de salud pública fuera de control.

Gente formada para hacerse la prueba del COVI-19 en California.
Gente formada para hacerse la prueba del COVID-19 en Los Ángeles, California. AP/Mark J. Terrill

El doctor Mike Ryan, director de Urgencias de la Organización Mundial de la Salud, reconoció el difícil equilibrio entre mantener abiertos los países y las economías y, al mismo tiempo, frenar las nuevas infecciones.

“El truco está en centrarse realmente en identificar grupos de enfermedades, identificar cualquier nueva transmisión en una comunidad y poner en marcha el tipo de medidas localizadas que puedan contener el virus”, detalló el lunes en una sesión informativa.

Sin embargo, si bien las órdenes para quedarse en casa pueden ser económicamente dolorosas, pueden ser la única opción práctica en lugares donde otras medidas de salud pública, menos extremas, no son suficientes o son ingoradas por completo.

Osterholm aseguró que la reducción de las infecciones a menos de un caso nuevo por cada 100,000 personas al día haría más manejable la respuesta a los brotes periódicos y evitaría que las medidas de rastreo de pruebas y contactos se sobrecargaran.

“En este momento, tratar de hacer el rastreo de contactos con estos números es como tratar de plantar petunias en un huracán de categoría 5“, precisó.

Idealmente, los estados no necesitarían cierres completos y en su lugar podrían encontrar un término medio con políticas sólidas respecto a las mascarillas, pautas de distanciamiento social y prohibiciones de reuniones en interiores, señaló el doctor Steven Goodman, profesor de epidemiología y medicina de la Universidad de Stanford. Sin embargo, el éxito de estas estrategias ha variado ampliamente entre los estados.

El número de nuevos casos diarios en todo el país parece estar disminuyendo, después de haber alcanzado la cifra máxima de más de 60,000 a finales de julio. Sin embargo, están surgiendo nuevos focos en el Medio Oeste. El recuento de casos es obstinadamente alto en California y en gran parte del sur, y las muertes por coronavirus —que tienden a retrasarse un par de semanas con respecto a los picos de casos— están aumentando en al menos 15 estados.

[Nueva York multará a viajeros que incumplan las reglas de cuarentena]

Y sin señales de una pausa en verano, los expertos advierten que al país se le está acabando el tiempo antes de que la pandemia de coronavirus choque con la temporada de gripe y el invierno, cuando cualquier tipo de actividades al aire libre y socialmente distantes serán mucho menos atractivas y mucho más difíciles.

Pero los confinamientos generalizados han demostrado ser políticamente impopulares, en gran parte debido a lo perjudiciales que son para las economías locales, aunque sean una consecuencia de la crisis de salud pública fuera de control.

Gente formada para hacerse la prueba del COVI-19 en California.
Gente formada para hacerse la prueba del COVID-19 en Los Ángeles, California. AP/Mark J. Terrill

El doctor Mike Ryan, director de Urgencias de la Organización Mundial de la Salud, reconoció el difícil equilibrio entre mantener abiertos los países y las economías y, al mismo tiempo, frenar las nuevas infecciones.

“El truco está en centrarse realmente en identificar grupos de enfermedades, identificar cualquier nueva transmisión en una comunidad y poner en marcha el tipo de medidas localizadas que puedan contener el virus”, detalló el lunes en una sesión informativa.

Sin embargo, si bien las órdenes para quedarse en casa pueden ser económicamente dolorosas, pueden ser la única opción práctica en lugares donde otras medidas de salud pública, menos extremas, no son suficientes o son ingoradas por completo.

Osterholm aseguró que la reducción de las infecciones a menos de un caso nuevo por cada 100,000 personas al día haría más manejable la respuesta a los brotes periódicos y evitaría que las medidas de rastreo de pruebas y contactos se sobrecargaran.

“En este momento, tratar de hacer el rastreo de contactos con estos números es como tratar de plantar petunias en un huracán de categoría 5“, precisó.

Idealmente, los estados no necesitarían cierres completos y en su lugar podrían encontrar un término medio con políticas sólidas respecto a las mascarillas, pautas de distanciamiento social y prohibiciones de reuniones en interiores, señaló el doctor Steven Goodman, profesor de epidemiología y medicina de la Universidad de Stanford. Sin embargo, el éxito de estas estrategias ha variado ampliamente entre los estados.

i bien las órdenes estrictas de quedarse en casa pueden reducir drásticamente la cantidad de nuevas infecciones, los estados deben planificar meticulosamente qué hacer después de que se levanten las restricciones, algo que no se manejó tan bien después de los cierres de marzo, según Justin Lessler, profesor asociado de epidemiología de enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

“Los que formamos parte de la comunidad epidemiológica hemos estado diciendo que los cierres no son una solución permanente, sino que se trata de ganar tiempo“, aseguró Lessler.

“El problema con la respuesta de Estados Unidos ha sido que carece de un plan claro y a largo plazo más allá de la esperanza de una vacuna”.

 







Omaha
cielo claro
66.9 ° F
68 °
66 °
72 %
2.2mph
1 %
mié
82 °
jue
88 °
vie
97 °
sáb
87 °
dom
73 °

popular

Brote de virus reportado en el hogar de ancianos de Blair al norte de Omaha

Los funcionarios de la comunidad dormitorio de Blair en Omaha informan sobre un brote de coronavirus en un hogar de ancianos, con al menos...

Zonas inteligentes llegan a Omaha

Buenas noticias para quienes viajan diariamente a las áreas del centro de Omaha. El departamento de estacionamiento y movilidad de la ciudad anunció que...

Hombre muere tras ser atropellado por vehículo la noche del lunes

La policía de Lincoln está investigando después de que un hombre de 41 años fuera atropellado y asesinado por un automóvil en Lincoln el...

Motociclista pierde la vida tras chocar con automóvil en Omaha

Un motociclista murió después de chocar con un automóvil en una intersección al suroeste de Omaha. La Oficina del Sheriff del Condado de Sarpy dice...

Sitemap