Esperanza de vida para pacientes con el Virus del Papiloma Humano

Eva Ramón Gallegos científica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB)

El virus del papiloma humano (VPH) es una infección de transmisión sexual muy común, y que una gran mayoría de hombres y mujeres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida.

 

El 80 por ciento de las personas que mantienen relaciones íntimas contraen el virus y, de ese mismo porcentaje, el 80 por ciento no sabe que lo ha contraído, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Un equipo de científicos mexicanos del Politécnico Nacional,encabezados por la doctora Eva Ramón Gallegos, ha logrado en la Ciudad de México erradicar al 100 por ciento el VPH en 29 mujeres. Por ser una enfermedad de transmisión sexual extremadamente común y debido a sus consecuencias es la segunda causa de muerte en mujeres mexicanas.

Este logro científico fue posible gracias la Dra. Ramón Gallegos ha perfeccionado desde hace algunos años una innovadora técnica. Se trata de la fototerapia dinámica que investigan en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN. Es una técnica no invasiva que puede servir para eliminar lesiones premalignas de cáncer de cérvix en una etapa muy inicial; como también, se descubrió que un porcentaje de las mujeres tenían infecciones por Chlamydia trachomatis (de transmisión sexual) y Candida albicans, las cuales se eliminaron con el tratamiento en un 81 y 80 por ciento, respectivamente.

El tratamiento en estas mujeres fue aplicado en tres ocasiones con intervalos de 48 horas cada uno, con un tiempo de radiación dependiendo de cada caso y el tipo de lesión. Antes de someterse a la terapia, libre de efectos secundarios, las pacientes se realizaron estudios de colposcopía, papanicolau, captura de híbridos, reacción en cadena de polimerasa y una biopsia para diagnosticar lesiones premalignas o infección con VPH.

La doctora Ramón dice: “la terapia fotodinámica es segura y libre de efectos secundarios. A diferencia de otros tratamientos, únicamente elimina las células dañadas y no incide sobre las estructuras sanas. Por ello tiene gran potencial para disminuir el índice de mortandad por cáncer cervicouterino”.

Por el momento el servicio público está en pausa, en gran parte por la falta de apoyo económico al estudio y el proceso en las instancias gubernamentales. No obstante, es una gran esperanza de vida para muchas mujeres.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter