Aunque sigue siendo impopular entre los hispanos, la encuesta revela que la cifra bajó del 80% en 2016 al 65% en septiembre de 2018