En esta época aumentan los fraudes en línea. Le explicamos cómo protegerse

El FBI emitió este lunes una serie de alertas y recomendaciones para anticiparse al aumento de las estafas online que suelen registrarse en estas fechas de fin de año, especialmente a través de engaños que se envían por correo electrónico y se comparten en las redes sociales.

La agencia advierte que los estafadores pueden ser agresivos y creativos para convencer a los usuarios. Es por eso que han elaborado una lista de recomendaciones y de “banderas rojas” que permiten identificar informaciones falsas que motivan al engaño.

1. Estafas de compras en línea

– Demasiado bueno para ser cierto: Una de las tácticas usadas por los estafadores es el envío de correos electrónicos o publicidad con marcas conocidas y productos a muy bajo precio.

– Riesgo: Puede ser que el producto en oferta nunca sea enviado al comprador, y que sus datos sean utilizados para otras estafas.

– Recomendación: No hacer caso a ofertas demasiado llamativas, así como tampoco entregar datos personales como números de tarjetas de crédito para comprar productos con descuentos poco realistas.

2. Estafas en redes sociales

 Tarjetas de descuento: Muchas veces se comparten en redes sociales publicaciones que parecen ofrecer tarjetas de descuento o tarjetas de regalo. Incluso es posible ver a amigos o familiares compartiendo esos links sin saber que se trata de estafas.

 Riesgo: Estas estafas conducen a encuestas donde lo único que se logra es abrir la puerta al robo de información personal.

 Recomendación: No compartir en redes sociales dichas publicaciones, así como tampoco subir fotografías de entradas a eventos, ya que los estafadores podrían usar el código de barra de esas entradas y revenderlas.

3. Estafas en tarjetas de regalo

 Tarjetas de regalo falsas: Cuidado si alguien le solicita comprar tarjetas de regalo a través de correos electrónicos falsos, llamados falsos o mensajes de texto falsos que parecen venir de una persona con autoridad, utilizando razones relacionadas con el trabajo o como regalo para una ocasión especial.

 Riesgo: Las tarjetas de regalo se utilizan para facilitar la compra de bienes y servicios que pueden o no ser legítimos. Algunos de estos incidentes se combinan con solicitudes adicionales para pagos por transferencia bancaria, por ejemplo.

 Recomendación: Poner atención a quién envía el correo electrónico, el mensaje de texto o el llamado solicitando la compra de tarjetas de regalo. Verifique la información a través de más de un método. Si elige verificar a través de un llamado telefónico, use números previamente conocidos y no los que le entregan en el mail presuntamente falsificado.

4. Estafas en donaciones de caridad

 Falsas instituciones: Los estafadores suelen inventar organizaciones de caridad y solicitan donaciones a través de eso, especialmente luego de desastres naturales u otro tipo de tragedias. La estafa está diseñada para facilitar que las víctimas hagan la donación y sientan que están haciendo la diferencia.

 Riesgo: Estas estafas aumentan a fin de año cuando las personas buscan reducir sus impuestos a través de donaciones, o porque desean contribuir a una buena causa. Los fondos donados son luego usados por los estafadores y nunca son recibidos por los más necesitados.

 Recomendación: El engaño puede venir por llamados de teléfono, campañas de correo electrónico o plataformas de crowdfunding. Se recomienda hacer donaciones solo a través de plataformas conocidas o directamente en las instituciones a las que se quiere beneficiar.

Otras recomendaciones

A través de su sitio web, el FBI entrega una lista de recomendaciones para evitar caer en los engaños de los estafadores. Algunas de las precauciones que se deben tener son:

– Revise constantemente sus estados de cuenta de sus tarjetas de crédito y cuentas corrientes. Poner alertas automáticas para recibir un aviso cada vez que se realice un cargo.

– Revise si el sitio web donde se quiere realizar una compra es seguro antes de ingresar la información de pago. Si tiene dudas, no lo haga.

– No abra enlaces que vienen en correos electrónicos no solicitados.

– Evite llenar formularios que soliciten información personal.

– No confíe en archivos adjuntos como fotos ya que pueden contener virus. Solo abra archivos enviados por personas conocidas o que pasaron la revisión de un antivirus.

– Verifique la solicitud de información personal realizada por cualquier compañía o institución financiera, contactándolos directamente o revisando sus sitios web.

– Use contraseñas difíciles de adivinar. Cambie las contraseñas regularmente.

– No entregue información personal cuando interactúa por primera vez con un posible empleador.

– No confíe en publicaciones de trabajo que dicen que no se requiere experiencia.

– Solo realice donaciones a empresas de caridad conocidas y que usted confíe. No haga donaciones a través de servicios de envío de dinero o tarjetas de regalo.

Para quienes creen haber sido víctimas de alguna estafa, la principal recomendación es que contacten a su institución financiera y a la Policía. Además, pueden presentar una queja en el Centro de Quejas de Delitos por Internet del FBI en esta dirección web www.IC3.gov.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter