El tiempo se agota para rescatar a un equipo juvenil de fútbol y a su entrenador que se creen que están atrapados en una cueva inundada en el norte de Tailandia.

Las fuertes lluvias entorpecieron el miércoles los esfuerzos por rescatar a los atrapados haciendo que entrara más agua de la que podía ser extraída por los rescatistas, informó el ministerio del Interior tailandés.

Las aguas fangosas han ascendido al tope de una de las cámaras, impidiéndoles el paso a los buzos de la marina tailandesa que tratan de llegar al lugar donde se cree están los 12 jóvenes. No ha habido contacto alguno con el grupo desde el sábado, cuando ingresaron a la cueva Tham Luang Nang Non, en la provincia Chiang Rai.

A la entrada de la cueva, las cuadrillas de rescate preparaban más máquinas de bombeo. Los buzos que han estado tratando de ingresar a las cavernas dijeron que el nivel del agua está subiendo a un ritmo de 15 centímetros (6 pulgadas) por hora.

“Hemos estado tratando de sacar agua, pero el nivel del agua sigue creciendo. Ello significa que el agua que está entrando por las lluvias es más de la que podemos sacar”, dijo Narongsak Osatanakorn, gobernador de la provincia Chiang Rai. “Por ende, debemos bombear el agua con más velocidad”.

Narongsak dijo que los equipos están buscando entradas alternas a las secciones obstruidas de la cueva, inspeccionando la ladera de la montaña que está encima. El martes hallaron dos aperturas, pero no llevaban a ninguna parte. Los expertos examinaban otra apertura hallada el miércoles por la mañana.

A pesar de las dificultades, los rescatistas se mostraban optimistas por la posibilidad de encontrar a los jóvenes.

“Todavía tenemos esperanzas. Todas las agencias están dando lo mejor de sí. Tenemos un desafío, que es el nivel de agua que sigue ascendiendo”, dijo a reporteros en el lugar el general del ejército Chalermchai Sittisart. “Vamos a traer más máquinas de bombeo de agua para hacer que baje el nivel y que los buzos puedan entrar”.

Autor: The Assosiate Press