Un rector nuclear opero en el Omaha VA Medical Center, se cree que es el único de su tipo en el país dentro de un hospital hasta que lo cerraron despues de los ataques del 911

En los agitados días posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre, los encargados de mantener la seguridad vieron amenazas por todas partes. Las autoridades federales de aviación aseguraban que todos los aviones llegaran a salvo a tierra, los agentes uniformados rodeaban el estadio durante los partidos de fútbol de Husker y los gobernantes llenaron las centrales con ejércitos de guardia.

Secondary Leader

A medida que el Departamento Federal de Asuntos de Veteranos buscó sus propios puntos débiles, sus líderes encontraron uno evidente aquí en Omaha: un reactor nuclear activo en el sótano del Omaha VA Medical Center.

Conocido por varios ciudadanos de Omaha, había sido durante largo tiempo una herramienta valiosa para investigadores médicos, y se cree que es el único en su tipo en cualquier hospital de todo el país.

El reactor se convirtió en la meca de los miembros de la división de investigación del VA. “No es lo que la gente piensa en el VA” dijo Romberger, jefe asociado del personal de investigación del hospital.”Ellos piensan en los pacientes. Y eso es bueno. ”

A través de los años, se utilizó el reactor como parte de la investigación de un vínculo entre el aluminio y la enfermedad de Alzheimer, la deficiencia de selenio en pacientes con artritis reumatoide, y vanadio como un tratamiento de bajo costo para la diabetes.

Aparte de algunos investigadores médicos, Nebraska apenas sabía que existía. Romberger dijo que los visitantes de su laboratorio se sorprendían totalmente cuando los investigadores de allí les contaban sobre el reactor nuclear.
En una audiencia del Senado de Estados Unidos 2009 celebrada en el Omaha VA Medical Center, el entonces senador. Mike Johanns, bromeó acerca de la instalación.