El presidente Trump vuelve a poner juicio las raíces nativo-americanas de la senadora Elizabeth Warren.