El permiso de armas del tirador de Aurora fue revocado pero su pistola no

Las autoridades en las afueras del complejo industrial Henry Platt donde ocurrió el tiroteo en Aurora (Illinois). Foto: AP

Una primera verificación de antecedentes no detectó una condena por delito grave que debería haber impedido que el hombre que mató a cinco compañeros de trabajo e hirió a otros seis en una fábrica suburbana de Chicago comprara un arma.

 

Meses más tarde, una segunda verificación de antecedentes de Gary Martin encontró su condena de agresión con agravante en 1995 en Mississippi, cuando apuñaló a una exnovia. Pero esto sólo ocasionó que se le enviara una carta con la indicación de que devolviera el arma a la policía porque su permiso había sido revocado. Por ello, han surgido dudas sobre la capacidad del estado para hacer cumplir esa norma y garantizar que se decomisen las armas de quienes no posean un permiso válido.

Este domingo en Aurora, unas 50 millas al oeste de Chicago, se programó una vigilia para las víctimas, entre las que estuvo un estudiante universitario en su primer día como pasante y un veterano gerente de planta.

Martin, de 45 años, fue asesinado en un tiroteo con los oficiales el viernes, poniendo fin a su alboroto mortal en Henry Pratt Co. en Aurora. Su permiso de licencia de armas del estado fue revocado en 2014, dijo el jefe de la policía de Aurora, Kristen Ziman.

Pero nunca devolvió la pistola Smith & Wesson calibre .40 que utilizó en el ataque. Los investigadores aún están tratando de determinar qué hicieron exactamente las agencias policiacas después de que se envió esa carta, dijo Ziman.

Los legisladores de Illinois que apoyan más medidas de control de armas dijeron que Martin pudo mantener la pistola debido a una falla en la ley de 1968 que obliga a los residentes a obtener una tarjeta de identificación para comprar armas de fuego o municiones. Deben pasar una verificación de antecedentes, pero la ley no obliga a la policía a asegurarse de que se hayan retirado las armas si más tarde se cancela su permiso.

En 2016 se intentó pasar una ley para exigir que la policía fuera a las casas de los propietarios de armas a las que se les revoque su licencia busquen las armas, pero fracasó ante las preocupaciones de que podría sobrecargar a los departamentos de policía, dijo la representante demócrata Kathleen Willis.

Ella quiere ver una medida similar introducida de nuevo.

«Usemos un poco de sentido común. Si tienes a alguien con un delito grave, obviamente no son los mejores ciudadanos, los más respetuosos de la ley que cuando reciban la carta van a decir: ‘oh sí, aquí está mi arma, no hay problema, «Dijo Willis. «Tenemos que tener supervisión. Esa es la falla más grande en todo el sistema. Estamos pidiendo a las personas que ya han hecho algo malo, que hagan algo bueno».

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter