Calladamente el Pentágono, como se llama el edificio que alberga al Departamento de Defensa, cambió el nombre de la operación militar destinada a ayudar en la vigilancia de la frontera con México. Inicialmente se había llamado Operación Patriota Leal, pero sin dar explicación alguna se abandonó ese nombre.

Según fuentes oficiales, el secretario de Defensa, Jim Mattis, dictó al departamento que dejara de usar ese nombre y describiera la misión simplemente como operaciones militares en la frontera, reportó la agencia de noticias Associated Press.

El teniente coronel Jamie Davis, portavoz del Pentágono, sólo dijo que ya no se utilizaba ese nombre. Pero otros oficiales dijeron que a Mattis no le agradaba el nombre y creyeron que distraía a las tropas de su misión actual, auxiliar a la Patrulla Fronteriza. Los oficiales hablaron bajo la condición de permanecer el anonimato.

El nombre no ha sido cambiado o cancelado de manera oficial, pero las autoridades del Pentágono simplemente han dejado de usarlo en documentos y comunicados oficiales.

El general Terrence O’Shaughnessy, a cargo del Comando del Norte y del Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte, anunció la decisión el 29 de octubre en una conferencia de prensa, llamando por primera vez al despliegue: Operación Patriota Fiel.

Así bautizó el Pentágono el despliegue de tropas que el presidente ordenó a lo largo de la frontera suroeste, para evitar que los migrantes de la caravana que avanza por México ingresen de manera irregular en el país.

Hasta el miércoles, más de 5,600 soldados se han desplegado en Texas, Arizona y California y están principalmente en bases de operaciones. Sólo alrededor de 500 soldados están apoyando activamente las operaciones en la frontera, y muchos de ellos han estado instalando rollos de alambre de púas y construyendo carpas para albergar a las tropas y a la patrulla fronteriza.

El Ejército dice que desplegará un total de aproximadamente 7,000 soldados, pero ha dejado abierta la posibilidad de que el número pueda crecer. La semana pasada, Trump dijo que enviaría hasta 15,000 soldados. También ha habido unos 2.100 efectivos de la Guardia Nacional operando a lo largo de la frontera durante meses como parte de una misión separada, pero relacionada.

El Pentágono todavía se ha negado a publicar cualquier estimación de costos para el despliegue de tropas.