El Papa acepta la renuncia del cardenal de Washington, acusado de encubrir de abusos sexuales

El papa Francisco ha aceptado la renuncia del cardenal de Washington, Donald Wuerl, según ha informado este viernes el Vaticano, que presentó el pasado septiembre tras ser acusado de encubrir casos de abusos a menores en el informe de la Fiscalía de Pensilvania (EEUU).

El nombre de Wuerl había aparecido en decenas de ocasiones en el informe de Pensilvania, en el que se describieron más de 1.000 casos de abusos sobre menores por parte de 300 sacerdotes, por su mala gestión y encubrimiento cuando era obispo de Pittsburgh. El informe señala que Wuerl ayudó a proteger a algunos sacerdotes que abusaban de niños mientras era obispo de Pittsburgh desde 1988 hasta 2006.

Su predecesor como arzobispo de Washington,  Theodore McCarrick, fue obligado a renunciar como cardenal tras se acusado de abusar sexualmente de al menos dos menores de edad y seminaristas adultos. Así, Wuerl, de 77 años, se convirtió en el líder de más alto cargo de la iglesia católica enredado en el escándalo.

En la página web del arzobispado de Washington se ha publicado la carta del pontífice: “Usted tiene elementos suficientes para justificar sus acciones y distinguir entre lo que significa encubrir crímenes o no ocuparse de problemas o cometer algunos errores”, le dice Francisco al cardenal en su carta. El papa también alaba la “nobleza” de Wuerl, que “lo ha llevado a no elegir esa defensa” y añade: “De esto, estoy orgulloso y gracias”.

Pero Wuerl se ha defendido siempre de esas acusaciones al asegurar que en cuanto supo de las denuncias se involucró de lleno. Después de meses en los que ha tratado de minimizar el escándalo e insistir en su buen historial ha presentado su renuncia.

 

La oficina de el cardena ha dicho que el Papa le ha pedido que permanezca temporalmente hasta que se encuentre un nuevo arzobispo. Añaden que Francisco elogió a su aliado de larga data y sugirió que Wuerl se había convertido en un chivo expiatorio, cometiendo algunos “errores” al manejar los casos de abuso sexual, pero sin haberlos encubierto.

El ex nuncio del Vaticano en los Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, también acusó al Papa de encubrimiento. Dijo que conocía las acusaciones de abuso sexual contra Theodore McCarrick durante años, pero optó por cubrirlo y elevar su posición dentro de la iglesia antes de aceptar su renuncia hace unos meses