El tiempo ha pasado desde aquél 1931 en el que se inauguró Union Station, hoy su terracota exterior se ve agrietada y resistida. Las juntas del mortero poco a poco se van deteriorando. Cuando el clima es lluvioso o nieva el edificio deja que el agua se filtre.

Pero el martes el Durham Museum anunció una excelente noticia, están planeando restaurar el exterior de la estación.

El trabajo tendrá un costo de 2,7 millones de dólares, está programado que comience este mes y que continúe hasta noviembre de 2018. Será una restauración exterior a gran escala, los trabajadores reemplazaran todas las uniones del mortero del edificio, re-sellaran los perímetros de las ventanas y puertas y renovaran la fachada terracota con un esmalte protector.

“Es ciertamente el proyecto más grande que hemos emprendido en mucho tiempo, y el más grande en términos de dinero también”, dijo Jessica Brummer, portavoz del museo. “Sólo será un gran paso adelante en términos de preservar este edificio por otros 70 años o más”.

La estación, dijo, no se verá diferente. Sólo más fresca, tal vez. Los visitantes del museo no deben esperar cierres adicionales mientras comienza el trabajo, dijo.

El financiamiento para la restauración provino de tres fundaciones privadas, dijo Brummer.

En una declaración escrita, Christi Janssen, directora ejecutiva del museo, dijo que la estación es una pieza vital de la historia de Omaha y el “artefacto más grande” de Durham. Ella agradeció a las fundaciones que donaron el dinero necesario para financiar el proyecto.

McGill Restoration manejará el proceso. Los técnicos trabajarán hasta el invierno, luego completarán el proyecto el próximo año, dijo Tim McGill, dueño y presidente de la compañía de restauración.

La compañía  ha reparado áreas problemáticas aisladas a lo largo de los años, dijo Brummer. En 2013, McGill Restoration restauró el exterior del lado oeste del edificio para determinar si el proceso funcionaría para el resto del edificio.

Brummer dijo que la necesidad de reparar todo el edificio se hizo particularmente evidente después de que el Departamento del Interior de los Estados Unidos designara a la antigua estación de trenes como un hito histórico nacional en diciembre de 2016.

La estación, diseñada por el arquitecto de Los Ángeles Gilbert Stanley Underwood, abrió sus puertas en 1931. Su estilo art deco estaba destinado a empujar una imagen de poder y velocidad, y difería significativamente de otras estaciones de tren de la época. En su apogeo, miles de pasajeros pasaban diariamente por allí.

El edificio se cerró como una estación en 1971, mientras que el aire y el viaje interestatal continuaron creciendo en renombre. Union Pacific donó el edificio a la ciudad en 1973.

Dos años más tarde, se abrió como un museo. En la década de 1990, los donantes, encabezados por Margre y Charles Durham, ayudaron a restaurarlo.

La restauración exterior que viene es el proyecto más grande que ha visto el museo desde la donación de Durhams, dijo Brummer.

Y para aquellos que aprecian los edificios clásicos de la ciudad, es un paso muy importante.

“Es uno de mis edificios favoritos en la ciudad”, dijo McGill. “Ya no las construyen así. Necesitan ser reparados y preservados para estar aquí para las generaciones venideras “.

Hola Nebraska