El senador John McCain, quien falleció el sábado a los 81 años tras una batalla contra un cáncer cerebral, escribió un mensaje de despedida que fue leído este lunes, en el que deja en revela que “vivió y murió como un orgulloso estadounidense”. McCain fue un pilar del Partido Republicano por tres décadas y héroe de guerra.

El mensaje que dejó fue leído por su amigo cercano y ex jefe de campaña Rick Davis a la prensa en Phoenix, Arizona. Es un tributo del gigante de la política a su país y su gente.

Una de las hijas del senador, Meghan McCain, también compartió el mensaje en su cuenta de Twitter.

Hablando de las mejores cualidades del país, McCain escribió que “debilitamos nuestra grandeza cuando confundimos nuestro patriotismo con rivalidades tribales que han sembrado resentimiento, odio y violencia en todos los rincones del mundo”.

“Hemos ayudado a liberar a más personas de la tiranía y la pobreza que nunca antes en la historia. Hemos adquirido gran riqueza y poder en el proceso”, leyó Davis entre lágrimas.

En sus últimas palabras, el senador también menciona a su familia como la razón detrás de ser “el hombre más afortunado del planeta”.  El senador estuvo con su segunda esposa Cindy Hersley por 28 años. En total deja siete hijos, entre propios, hijos de su primera mujer y una que adoptó en el orfanato de la Madre Teresa de Calcuta en Bangladesh.

“Ningún hombre ha tenido una esposa tan querida ni hijos de los que esté tan orgulloso como lo estoy con los míos”, escribió McCain.

Aunque no menciona al presidente Donald Trump por nombre, el senador parece lanzarle unos cuantos dardos con quien tuvo una relación difícil.

“Lo debilitamos cuando nos escondemos detrás de muros, en lugar de derribarlos, cuando dudamos del poder de nuestras ideas en lugar de confiar en que sean la gran fuerza para el cambio que siempre han sido”, leyó Davis, conteniendo las lágrimas.

El senador se despide con unas palabras de aliento. “No se desesperen por nuestra dificultades actuales, tengan fe en la promesa y la grandesa de Estados Unidos porque aquí nada es inevitable. Los estadounidense nunca se rinden. Nunca se dan por vencidos. Nunca nos escondemos de la historia. Hacemos historia”.

Noticia en desarrollo