El secretario de Defensa de los Estados Unidos defendió planes para contratar a miles de agentes adicionales del ICE, diciendo que el gobierno de Trump entiende que el comportamiento criminal de inmigrantes indocumentados merece una fuerza mayor.

John Kelly descartó la idea de que está creando una “fuerza de deportación” y señaló que la ley estadounidense dice que la gente aquí ilegalmente debe irse o ser deportada. El gobierno de Trump está enfocado en criminales, principalmente con convicciones múltiples dijo, pero el énfasis puede ser en tipos menores de ofensas que fue el caso bajo el presidente Barack Obama.

El Departamento de Defensa quiere contratar a 10.000 agentes adicionales de inmigración y aduanas y 5.000 agentes de seguridad fronteriza. También planea ampliar el número de camas de detención para albergar inmigrantes indocumentados: “La definición de criminal no ha cambiado, pero el espectro de la criminalidad que atacamos ha cambiado”, dijo Kelly.

Los comentarios de Kelly llegan mientras el Congreso se prepara para reanudar el debate sobre las políticas de la administración sobre la aplicación de la ley de inmigración y planea construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México. Los legisladores de este mes considerarán un amplio programa de financiamiento de gastos para el resto de este año fiscal, que podría incluir fondos de seguridad fronteriza. Si el Congreso no actúa, un cierre parcial del gobierno comenzará el 29 de abril de 2017.

El Congreso recurrirá a la solicitud de presupuesto del próximo año fiscal de la administración Trump, que propone recortes profundos a los programas de educación y medio ambiente, entre otros, en parte para compensar el gasto de más medidas de control migratorio y de control fronterizo.

Hasta ahora, las actividades del Departamento de Defensa se han guiado por dos órdenes ejecutivas firmadas por Trump en enero para impulsar las deportaciones y la seguridad fronteriza, lo que también amplió el grupo de inmigrantes indocumentados visto como una prioridad para la eliminación.

Protegiendo a los “Soñadores” Kelly dijo que dependerá del Congreso ayudar a resolver cómo tratar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que ya están en Estados Unidos, incluyendo los llamados “Dreamers o DACAs”, niños que son traídos ilegalmente al país por sus padres o tutores.

Obama protegió a 750.000 jóvenes inmigrantes indocumentados de la deportación con una orden ejecutiva en 2012. Los planes de la nueva administración aún no están claros, aunque Trump ha sugerido que quiere encontrar una solución que les permita quedarse: “Es muy complicado”, dijo Kelly sobre la gama de inmigrantes indocumentados y concluyó que “Hay personas que vinieron aquí como niños. Hay personas aquí que vinieron aquí ilegalmente hace muchos años y se han casado con hombres y mujeres estadounidenses y tuvieron hijos. Esos casos hay que revisarlos”.

Kelly dijo que uno de los desafíos más grandes es la gente que sobrepasa sus visas por vencimiento. Estas personas fueron blanco de redadas en febrero y afectaron a casi 700 individuos en California, Texas, Nueva York y otros estados, donde el 75 por ciento de los cuales el Departamento de Seguridad dijo que eran criminales: “Lleva mucho tiempo, pero al final del día vinieron aquí con una promesa de salir, y tenemos que localizarlos si todavía están en el país y ponerlos en los procedimientos para deportarlos”, dijo.

Hola Nebraska