Roger y Pablo son afortunados: sus hijos menores de cinco años fueron parte de los 38 que regresaron al calor de sus padres, pero la experiencia fue traumática