Según ha informado la policía, un hombre con intención de robar una barbería en el sur de Omaha el viernes por la tarde terminó a los tiros con uno de los empleados.

 

La policía recibió el informe sobre un tiroteo en la barbería Fadekings en 2907 Q St alrededor de las 9.45 am.

 

Al llegar al lugar los agentes se encontraron con Lucas M. Ortiz de 23 años en la acera con heridas de bala. Fue transportado al hospital de Nebraska y detenido.

 

Al entrar a la barbería ese mismo día, los empleados nunca hubieran imaginado que minutos más tarde se encontrarían con esa escena de terror. Jesse Galvan y David, su hermano, tenían una larga cola de gente esperando por su corte de cabello ese día.

 

Los agujeros de bala quedaron reflejados en la puerta de la tienda, en la pared posterior y en el espejo. El cual fue retirado y sustituido por uno nuevo.

 

“Fue tan rápido, tan tan rápido” fueron las palabras de David. Cada uno de los clientes se encontraba trabajando con un cliente cuando el ladrón entró armado con una escopeta y dejando caer al suelo su mochila les pidió que vacíen sus bolsillos.

 

El barbero contó además que él y su hermano tenían listo un plan por si en algún momento debían enfrentarse ante un robo, ya que la mayoría de las tiendas de esa calle ya habían sido robadas.

 

“Le dije que bajara su arma apuntando mi pistola hacia él, y el solo me disparó” dijo Jesse. La bala pasó a muy poca distancia de su brazo golpeando en la esquina del espejo.

 

Toda la escena fue capturada por la cámara de vigilancia, y los dueños de la tienda se encuentran agradecidos de que nadie haya salido herido.

 

En cuando a Ortiz, el ladrón, los casos se encuentran pendientes de investigación y la policía de Omaha espera que cualquier testigo pueda aportar información comunicándose al 402-444-5656.