Los abogados de migración recomiendan tener a mano el número que le han colocado al inmigrante en el brazalete y acudir a organizaciones de ayuda