El Cartel de Jalisco se ha expandido por Nebraska, ingresando grandes cantidades de drogas

Su cabeza tiene precio: $10 millones. También  10, pero toneladas de drogas, son las que mes a mes ‘El Mencho’ ingresa a Estados Unidos, donde en los últimos años ha forjado una red de narcotráfico a través de negocios infiltrados en dos docenas de localidades y con operaciones en al menos 35 estados del país, además de Puerto Rico.

Según agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) que colaboraron con la investigación del Courier Journal, se han encontrado al menos 24 “células”, como ellos identifican a los locales comerciales instalados en comunidades estadounidenses y operados por integrantes del llamado Cártel Jalisco Nueva Generación, CJNG.

Seattle, Mississippi, South Carolina, California, Virginia, Nebraska, Iowa y Kentucky son algunos de los estados donde la investigación recopiló datos sobre cómo opera la red dirigida desde la clandestinidad por Rubén ‘Nemesio’ Oseguera Cervantes, ‘El Mencho’.

Durante los últimos cinco años, esta red se ha expandido por Estados Unidos, ingresando grandes cantidades de metanfetaminas, heroína, cocaína y fentanil a un país que registra la tasa más alta de muertos por sobredosis de toda la OCDE. Solo entre 2015 y 2018 murieron más de 255 mil personas por esa razón, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

La organización criminal liderada por ‘El Mencho’ mueve miles de millones de dólares y cuenta con un largo y disciplinado brazo armado, que controla extensas rutas a través de varios Estados, cuenta con sofisticadas técnicas de lavado de dinero y elaboradas campañas de terror digital, de acuerdo a fuentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés).

En México, el CJNG es temido por sus operaciones extremadamente salvajes, que incluyen ejecuciones públicas, baños de ácido e incluso canibalismo, como reveló una investigación de Telemundo. El cártel se encarga de distribuir imágenes de las torturas que aplica a través de las redes sociales, en una técnica que busca difundir miedo e intimidación.

“Representan un claro, presente y creciente peligro”, asegura Uttam Dhillon, administrador de la DEA, citado por Courier Journal.

La investigación incluyó entrevistas a más de 150 agentes federales, de la Policía, abogados y fiscales, además de analizar cientos de casos como el de Ciro Macias Martinez, quien por el día trabajaba en Kentucky como preparador de caballos, mientras por la noche estaba a cargo de supervisar el movimiento de $30 millones en drogas antes de ser encarcelado por tráfico de metanfetamina y lavado de dinero en 2018.

 La DEA estima que el cártel ingresa a Estados Unidos unas cinco toneladas de cocaína y cinco de metanfetamina cada mes, ocultándolas en camiones con frutas y verduras como tomates y avocados.

Una de sus técnicas es la vinculación con las comunidades locales y la utilización de traficantes de esos lugares, que no discriminan a la hora de vender la droga. “No les importa si le venden a asiáticos, afroamericanos, pandillas de motociclistas o gente pobre de raza blanca. Una vez que cruzan (la frontera), la tiran ahí para que la compre cualquiera, está fuera de sus manos. Ellos ya tienen el dinero”, dice el teniente Jeremy Williams, de la Oficina del Sheriff del Condado de Ashe, en Carolina del Norte.

El CJNG aprovecha sus conexiones y amenazas para incorporar como miembros a mexicanos que han emigrado a Estados Unidos para seguir a familiares y amigos, llegando a lugares como Kentucky, Tennessee y West Virginia.

“Es importante que todos entiendan la amenaza (que esto representa) para sus comunidades, y cómo los podría impactar en el día a día”, complementa el oficial Chris Evans, quien dirige las operaciones diarias de la DEA.

Quién es ‘El Mencho’

‘El Mencho’ no ascendió a la cima de un día para otro. Intentó armar su red de drogas en las calles de Estados Unidos, pero siempre lo atraparon.

En 1992, junto a su hermano Abraham Oseguera Cervantes, le vendió heroína a dos policías encubiertos por lo que terminó tras las rejas en San Francisco, y luego deportado de regreso a México.

Ya establecido en Tijuana, comenzó a operar como traficante y escaló desde sicario hasta armar su propio cartel, aunque entre medio tuvo incluso un paso por la Policía de Tomatlán, donde aprendió el funcionamiento interno de los encargados de aplicar la ley, según el agente de la DEA Kyle Mori, quien lo ha investigado.

Secuestrando o reclutando jóvenes le dio forma a su brazo armado y forjó la CJNG, que hoy cuenta con 5,000 miembros y opera en todo el mundo. Entrenó a sus hombres en campos paramilitares para transformarlos en asesinos, una verdadera escuela del terror, la cual se grafica en esta serie de Telemundo.

‘El Mencho’ es considerado uno de los narcotraficantes más peligrosos a nivel internacional y de los principales distribuidores de drogas sintéticas del continente. Desde 2016 se encuentra en la lista de los más buscados por la DEA.

El Gobierno mexicano ya ha capturado a algunas de las figuras más importantes de la empresa criminal, incluido el hijo de El Mencho, Rubén Osguera González y a sus cuñados Los Cuinis. Sin embargo, el líder de la organización ha logrado evadir la captura.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter